miércoles, 10 de junio de 2015

[A vuelapluma] Políticos: ¡Hasta la náusea!..






"Ad náuseam" es una locución adverbial latina que significa, literalmente, "hasta la náusea", y que se utiliza para dejar constancia de algo cuyo exceso resulta molesto o produce profundo desagrado... Nada que ver con la gran novela del creador del existencialismo, el filósofo francés Jean-Paul Sartre ("La náusea", 1938). 

A mí comenzó a pasarme factura el sentimiento de náusea escuchando el lenguaje que utilizaban y utilizan algunos -o casi todos- los políticos y los tertulianos habituales televisivos -estos, todos- aunque haya gradaciones entre unos y otros... Me pasó con Julio Anguita, José María Aznar, Juan José Ibarretxe, Paulino Rivero, Josep-Lluís Carod-Rovira, Iñaki Anasagasti, José Luis Rodríguez Zapatero, José Manuel Soria, por citar algunos.... Y ahora me pasa con Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Artur Mas, Oriol Junqueras, Cayo Lara, Willy Toledo, Miguel Ángel Rodríguez, Fernando Sánchez Dragó, Paco Marhuenda, Eduardo Inda, Pedro J. Ramírez, Federico Jiménez Losantos y los monseñores Rouco y Cañizares, por citar unos cuantos otros, casi-casi al azar, y según me vienen los retortijones de estómago al pensar en ellos... Evidentemente, no están todos los que son en la cita, pero sí lo son todos los citados. 

Decía la escritora y novelista Almudena Grandes en un artículo de hace unos años titulado "Equivocaciones", que habíamos convertido la política en la profesión de unos señores que nunca se sienten obligados a reconocer que se han equivocado, y que ésa es la mayor de las equivocaciones. No quiero ni pensar lo que pensará ahora mismo...

Creo que tenía toda la razón del mundo. En tiempos más oscuros, y no me refiero a los que relató John Ronald Reuel Tolkien en "El Señor de los Anillos", los procuradores en Cortes de las ciudades castellanas que volvían de las mismas sin conseguir la aprobación real a las propuestas emanadas de ellas, solían ser colgados, sin más trámites, de las almenas. No propongo yo que se llegue a tanto con nuestros representantes políticos, pero visto lo visto y lo que vamos a ver a raíz de lo votado por los españoles el pasado 24 de mayo, sí es cierto que deberíamos comenzar a exigir a nuestros representantes que respondan con un poco más de rigor de aquello que dicen y de aquello que hacen. Y más, cuando pretenden hacernos creer que lo que dicen y hacen lo dicen y hacen en nuestro nombre... 

Sean felices por favor, y ahora, como también decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt





Viñeta de Montecruz en La Provincia (Las Palmas G.C.)




Entrada núm. 2317
http://harendt.blogspot.com
elblogdeharendt@gmail.com
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
Publicar un comentario