sábado, 1 de octubre de 2016

[Humor en cápsulas] Para hoy sábado, 1 de octubre de 2016





El Diccionario de la lengua española define humorismo como aquel modo que presenta, enjuicia o comenta la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas. Pero también como la actividad profesional que busca la diversión del público mediante chistes, imitaciones, parodias u otros medios.

Como yo no soy humorista, me quedo con la primera acepción, y a partir de hoy, siempre en la medida de lo posible, iré subiendo al blog cada día las viñetas de mis dibujantes favoritos en los diarios Canarias7: Morgan; La Provincia: Padylla y Montecruz, ambos de Las Palmas de Gran Canaria; y El País, de Madrid, en su edición nacional: Forges, Peridis, Ros y El Roto. Espero que disfruten de las mismas.





Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt






HArendt




Entrada núm. 2934
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

[Cuentos para la edad adulta] Hoy, con "Llamadas telefónicas", de Roberto Bolaño






El cuento, como género literario, se define por ser una narración breve, oral o escrita, en la que se narra una historia de ficción con un reducido número de personajes, una intriga poco desarrollada y un clímax y desenlace final rápidos. Durante los próximo meses voy a traer hasta el blog algunos de los relatos cortos más famosos de la historia de la literatura universal. Obras de autores como Philip K. Dick, Franz Kafka, Herman Melville, Guy de Maupassant, Julio Cortázar, Alberto Moravia, Juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe, Oscar Wilde, Lovecraft, Jack London, Anton Chejov, y otros.

Continúo hoy la serie de Cuentos para la edad adulta con el titulado Llamadas telefónicas, de Roberto Bolaño Ávalos (1953-2003), escritor y poeta chileno, autor de más de dos decenas de libros, entre los cuales destacan sus novelas Los detectives salvajes, y la póstuma 2666, convertido en uno de los escritores más influyentes en lengua española y traducido a numerosos idiomas. Se le considera uno de los grandes autores hispanoamericanos del siglo XX, junto con otros escritores de la talla de Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. 

Llamadas telefónicas es un relato corto extraño, escrito en tono seco y árido, que narra la historia de amor y desamor, de encuentros y desencuentros, y de soledades y anhelos de una pareja a lo largo de muchos años, hasta que un extraño suceso pone las cosas en su sitio. Llamadas telefónicas, fue su primer libro de cuentos. Disfrútenlo. 







Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt


HArendt




Entrada núm. 2933
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

viernes, 30 de septiembre de 2016

[Humor en cápsulas] Para hoy viernes,30 de septiembre de 2016





El Diccionario de la lengua española define humorismo como aquel modo que presenta, enjuicia o comenta la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas. Pero también como la actividad profesional que busca la diversión del público mediante chistes, imitaciones, parodias u otros medios.

Como yo no soy humorista, me quedo con la primera acepción, y a partir de hoy, siempre en la medida de lo posible, iré subiendo al blog cada día las viñetas de mis dibujantes favoritos en los diarios Canarias7: Morgan; La Provincia: Padylla y Montecruz, ambos de Las Palmas de Gran Canaria; y El País, de Madrid, en su edición nacional: Forges, Peridis, Ros y El Roto. Espero que disfruten de las mismas.





Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt






HArendt




Entrada núm. 2932
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

[Galdós en su salsa] Hoy, con "Los Apostólicos"



Estatua de Galdós en Las Palmas de G.C. (Pablo Serrano, 1969)


Si preguntan ustedes a cualquier canario sobre quien en es su paisano más universal no tengan duda alguna de cual será su respuesta: el escritor Benito Pérez Galdós. Para conmemorar su nacimiento, del que acaban de cumplirse 173 años, voy a ir subiendo al blog a lo largo de los próximos meses su copiosa obra narrativa, que comencé hace unos días con el primero de sus Episodios Nacionales, colección de cuarenta y seis novelas históricas escritas entre 1872 y 1912 que tratan acontecimientos de la historia de España desde 1805 hasta 1880, aproximadamente. Sus argumentos insertan vivencias de personajes ficticios en los acontecimientos históricos de la España del XIX como, por ejemplo, la guerra de la Independencia Española, un periodo que Galdós, aún niño, conoció a través de las narraciones de su padre, que la vivió.

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, en las islas Canarias, el 10 de mayo de 1843 y fallecido en Madrid el 4 de enero de 1920, Benito Pérez Galdós fue un novelista, dramaturgo, cronista y político español, uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo XIX y un narrador esencial en la historia de la literatura en lengua española, hasta el punto de ser considerado por especialistas y estudiosos de su obra como el mayor novelista español después de Cervantes. Galdós transformó el panorama novelístico español de la época, apartándose de la corriente romántica en pos del realismo y aportando a la narrativa una gran expresividad y hondura psicológica. En palabras de Max Aub, Galdós, como Lope de Vega, asumió el espectáculo del pueblo llano y con su intuición serena, profunda y total de la realidad, se lo devolvió, como Cervantes, rehecho, artísticamente transformado. De ahí, añade, que desde Lope, ningún escritor fue tan popular ni ninguno tan universal, desde Cervantes. Fue desde 1897 académico de la Real Academia Española y llegó a estar propuesto al Premio Nobel de Literatura en 1912.


Los Apostólicos es la novena novela de la segunda serie de los Episodios nacionales de Galdós. Publicada en 1879, comienza con la entrada en Madrid de la reina María Cristina de Borbón Dos Sicilias, la nueva esposa de Fernando VII , y está protagonizada por Benigno Cordero (un personaje secundario en Episodios anteriores que ganará importancia en esta novela), el personaje de Sola (la señorita Soledad), y Salvador Monsalud (el héroe liberal de la segunda serie de los episodios) que regresa de Inglaterra, y el triángulo afectivo creado entre los tres. El episodio narra los años finales del reinado de Fernando VII, desde su boda con María Cristina hasta los sucesos de la Granja de 1832, y los enfrentamientos entre los futuros carlistas, y los liberales, que apoyaban la candidatura de la futura Isabel II. El título de la novela viene propiciado por la existencia de una sociedad de tipo sectario y ultratradicionalista, Los Apostólicos, creada para defender la candidatura del infante Carlos María Isidro, hermano del rey Fernando, en contra de los derechos de su sobrina, la futura Isabel II. Disfrútenla.

Pueden leerla o descargarla desde el enlace de más arriba en la versión existente en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes de la Universidad de Alicante. 






Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt




HArendt






Entrada núm. 2931
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

jueves, 29 de septiembre de 2016

[Humor en cápsulas] Para hoy jueves, 29 de septiembre de 2016





El Diccionario de la lengua española define humorismo como aquel modo que presenta, enjuicia o comenta la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas. Pero también como la actividad profesional que busca la diversión del público mediante chistes, imitaciones, parodias u otros medios.

Como yo no soy humorista, me quedo con la primera acepción, y a partir de hoy, siempre en la medida de lo posible, iré subiendo al blog cada día las viñetas de mis dibujantes favoritos en los diarios Canarias7: Morgan; La Provincia: Padylla y Montecruz, ambos de Las Palmas de Gran Canaria; y El País, de Madrid, en su edición nacional: Forges, Peridis, Ros y El Roto. Espero que disfruten de las mismas.








Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt






HArendt




Entrada núm. 2930
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

[Política] Trump contra Clinton: Primer "round"





La diferencia fundamental entre unas elecciones presidenciales en Estados Unidos y España, aparte del sistema electoral: en el primero presidencialista, en el segundo parlamentario, es que en Estados Unidos cualquier gilipollas con dinero puede aspirar a ser presidente. En España basta con  ser gilipollas.

Marc Bassets, corresponsal de El País en el gran país norteamericano relata con detalle como ha sido la primera confrontación electoral directa entre los dos candidatos del partido republicano y el demócrata. Por supuesto que hay más candidatos de otros partidos que aspiran a la presidencia, pero a efectos prácticos sus posibilidades sus nulas, así que basta con centrarse en los dos citados.

Hillary Clinton, dice Bassets, resistió este lunes los ataques de Donald Trump en un debate en el que ambos candidatos chocaron por sus visiones opuestas sobre la economía, la discriminación racial y la credibilidad de ambos para liderar la primera potencia mundial. En medio de una expectación mundial, ninguno cometió errores de bulto que puedan desequilibrar una campaña igualada. No hubo ninguna salida de tono mayúscula de Trump, que hizo un esfuerzo por contenerse. Pero Clinton logró ponerle a la defensiva al cuestionar sus credenciales como empresario, acusarle de racismo y poner en duda su temperamento para ser comandante en jefe.

Para Clinton, continúa diciendo, debatir cara a cara con Trump, era arriesgado. Trump, además de magnate inmobiliario, es una estrella de la telerrealidad y se siente cómodo en el pressing catch televisivo. Para Trump, un candidato con una tendencia acusada a la improvisación, enfrentarse por primera vez con una política experimentada como Clinton, y verse confrontado con sus propias mentiras y exageraciones, también entrañaba un riesgo. El duelo de la Universidad de Hofstra, en Nueva York, terminó con más satisfacción en el campo demócrata que en el republicano, pero probablemente no suponga un vuelco. Quedan 42 días de campaña y dos debates más.

Cada uno expuso sus credenciales, sin salirse del guión, añade Bassets. Clinton, como una candidata con un dominio detallado de los temas, sin perder los nervios, sonriente durante buena parte de los noventa minutos que duró el duelo, y haciendo gala de su larga experiencia política. Trump, poco preocupado por los detalles, y con mensajes sencillos sobre el libre comercio, el crimen o la política exterior que llegan a su electorado, formado en gran parte por hombres blancos de clase trabajadora. Clinton buscó el cuerpo a cuerpo, en un intento constante de provocar uno de los exabruptos de Trump. Entre el moderador, Lester Holt, y la propia Clinton, dejaron en evidencia sus mentiras. Por ejemplo, su afirmación de que se opuso a la Guerra de Irak en 2003, desmentida por declaraciones públicas del magnate en aquella época.

"No tiene la imagen [de presidenta]. No tiene aguante", atacó Trump. Y así sembraba de nuevo dudas sobre el estado de salud de Clinton, a lo que esta respondió recordando que, como secretaria de Estado, había viajado a 112 países y negociado acuerdos internacionales. "Que él me hable de aguante...", añadió.

“Ella tiene experiencia, pero es una mala experiencia”, dijo Trump, cuya currículum diplomático es inexistente.

“[El de Trump] no es el temperamento adecuado para ser comandante en jefe”, dijo Clinton tras contrastar sus esfuerzos para alcanzar un acuerdo diplomático con Irán con las bravatas de Trump ante los iraníes.

Cuando Trump echó en cara a Clinton que despareciese de la campaña durante unos días, Clinton respondió: "Creo que Donald acaba de criticarme por preparar este debate. Y sí, lo preparé. ¿Y sabe para qué más me preparé? Me preparé para ser presidenta." Era una manera de decir que su rival carece de la preparación para ocupar el Despacho Oval.

Ella le llamaba a él Donald. Él alternó entre “secretaria Clinton” y “Hillary”. Él aparecía crispado y serio; ella, con una sonrisa condescendiente, como si su oponente fuese un niño travieso y ella su madre o profesora.

Un argumento recurrente de Trump, sigue contando Bassets, fue que Clinton lleva treinta años en política y ha fracasado; que su experiencia como hombre de negocios y novato en la política le permitirá resolver los problemas de EE UU; que la política exterior de Clinton fue lo que propició el ascenso del Estado Islámico. El republicano avanzó cuando expuso su discurso proteccionista en defensa de la clase obrera, de tribuno de los trabajadores desamparados ante el vendaval de la globalización, el cierre de fábricas y su traslado a países como México, que citó varias veces.

Tan llamativo fue lo que dijo como lo que calló. Apenas habló de inmigración, uno de sus temas estrella, añade el corresponsal de El País. Tampoco lanzó ningún insulto espontáneo. No hubo un circo Trump, y esto ya es un pequeño éxito para los republicanos, que temían que una payasada de su candidato arruinase el debate. No fue un debate de groserías como lo fueron otros en las elecciones primarias del Partido Republicano.

En cambio, añade, Trump tuvo que enfrentarse a un continuo ataque de Clinton por la falsedad de muchas de sus afirmaciones. Uno de los momentos más intensos ocurrió cuando la candidata demócrata insinuó que el republicano mantiene ocultas sus declaraciones de hacienda porque esconde que es menos rico de lo que dice, porque no da dinero a la filantropía, porque no paga impuestos, o porque cuenta entre sus deudores a extranjeros que le condicionarían si llegase a la Casa Blanca. También recordó a la audiencia pasados comentarios misóginos del republicano, y expuso sus prácticas empresariales, entre otras el impago a los proveedores, o las repetidas suspensiones de pago de sus empresas. El objetivo era quebrar la imagen de Trump como empresario de éxito y defensor del ciudadano de a pie, y retratarlo como un plutócrata que precisamente se aprovecha del ciudadano de a pie.

“Todo son palabras…”, dijo Trump para retratar a Clinton como una política tradicional, poco fiable y eficaz. A la pregunta de por qué durante años difundió la “mentira racista”, en palabras de Clinton, sobre el certificado de nacimiento de Barack Obama, Trump replicó con una confusa explicación que atribuía el cuestionamiento de la nacionalidad del primer presidente ne a colaboradores de Clinton. “Donald", dijo Clinton en otro momento, "sé que vives en tu propia realidad”.

El mundo vio durante noventa minutos el contraste entre dos Estados Unidos, dos candidatos que provocan más rechazo que adhesión, pero ambos, a día de hoy, con opciones a la Casa Blanca.


Donald Trump y Hillary Clinton



Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt




HArendt






Entrada núm. 2929
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

miércoles, 28 de septiembre de 2016

[A vuelapluma] Guerra a muerte en el PSOE. ¿Y los huérfanos a quién apelamos?





No soy militante del Partido Socialista Obrero Español. Ni siquiera "simpatizante" estatutario. Fui afiliado hace muchos años. Y hasta en una ocasión fui candidato a concejal de mi ciudad, Las Palmas de Gran Canaria, en un puesto de la lista del PSOE que podía salir, pero que no salió. No me importó porque nunca he tenido ambiciones por ocupar puesto alguno en política. Ya he estado metido en esos berenjenales y sé lo que es tragarse sapos un día sí y otro también y mi estómago ya no funciona sin su ración diaria de omeprazol. He votado ininterrumpidamente por el PSOE desde las elecciones generales de 1982. Sin fisuras, en todas las elecciones generales, regionales y locales. Muchas veces, lo reconozco, tapándome la nariz porque no me gustaban los candidatos, pero los votaba porque eran los candidatos del partido que para mí representaba la ideología con la cual me siento más identificado: la socialdemocracia.

Hoy me siento más huérfano que perdido, quizá por que mi escepticismo no es más que reflejo de un optimismo empedernido chamuscado por la realidad de unos hechos que se me escapan y que me niego a enjuiciar echando la culpa a los "pedristas" o a los "susanistas" y porque al no ser miembro del partido no me encuentro calificado para opinar sobre quién o quiénes son los responsables directos de esta marxista (de Groucho Marx) situación. Pero me duele, me duele hasta los tuétanos y lo único que me gustaría decirles a unos y otros es que son una panda de golfos, pero no puedo decirlo porque no sé sin son, todos, una panda de golfos o una pandilla de chiquilluelos irresponsables.

De toda la sarta de estupideces, insultos y acusaciones que unos y otros miembros del partido socialista se están diciendo hoy, quizá, solo quizá, me reconforta el editorial de la directora de El Huffington Post, Montserrat Domínguez, que hago mío de la primera a la última frase. 

Que inmensa tristeza, dice, produce contemplar los cuchillos envenenados sobrevolando Ferraz, con unos parapetados dentro y otros improvisando ruedas de prensa en la calle. Quizás era inevitable que esta batalla -que lleva larvándose desde que Pedro Sánchez llegó a la secretaría general hace dos años- saliera a la superficie. Quizás era hasta bueno que dejara de dirimirse en los pasillos, los grupos de Whatsapp y reservados, a golpe de murmullos e indirectas. Lo que no era previsible y no puede ser bueno es la virulencia con la que ha estallado, la aceleración que está tomando en las últimas 72 horas y la amenaza cierta que supone de dejar al partido hecho unos zorros durante mucho tiempo. De momento, invalida al PSOE para ofrecer a los ciudadanos una solución al impasse político en el que llevamos instalados desde el 20 de diciembre de 2015.

El PSOE ha implosionado, añade, y ni el bando de Pedro Sánchez ni el de los críticos -si utilizamos la tremenda palabra que ha usado el propio Sánchez para hablar de sus compañeros- está en condiciones de atender a otra cosa que no sea la batalla interna por el poder. Los votantes que fueron fieles al PSOE el pasado 26 de junio tienen razones de sobra para pasar del estupor al cabreo.

En 72 horas, sigue diciendo, se ha desatado la tormenta perfecta. El mal resultado de los socialistas en las elecciones vascas y gallegas del domingo -dos territorios históricos en los que ha llegado a gobernar- empujó a varios dirigentes del sector crítico a enseñar los dientes. Sánchez, que juega en casa, dió un triple mortal para evitar hacer autocrítica por la derrota de sus candidatos y el lunes soltó el órdago: congreso ordinario en octubre y antes primarias, con voto de los militantes, para escoger al secretario general. Si quieren mi puesto, vino a decir, que den un paso adelante: ¡fuera las caretas! Pero hizo algo más: repartir los papeles. "Quienes quieran ser subalternos de Rajoy (absteniéndose en su investidura) que lo digan y que se enfrenten a mí. Y como no quiero terceras elecciones, voy a intentar un gobierno alternativo con Podemos y Ciudadanos."

El relato, añade, es letal para sus críticos, y tramposo porque no es un auténtico trilema. La idea fuerza -"intentaré un gobierno transversal" resulta inverosímil: Podemos sólo dará su apoyo si entra en un gobierno de coalición, y Ciudadanos jamás lo apoyará. La opción de contar con los votos de nacionalistas e independentistas, difícil pero no imposible, no es tal para buena parte del socialismo. Mucho menos desde este mismo miércoles, cuando el president Puigdemont ha puesto fecha para un segundo referéndum de independencia: lo convocará, con o sin acuerdo con el gobierno, en septiembre de 2017. La agenda del govern catalán para construir un estado propio es la que es, el apoyo de la CUP tiene el precio que tiene, y no ha lugar para compromisos. La cuestión catalana no desaparece porque en La Moncloa siga un gobierno en funciones y el PSOE esté en sus cosas.

El puñetazo en la mesa de Sánchez y lo endeble de su oferta, continúa la directora de El Huffington Post, sumado al miedo a unas terceras elecciones que pueden dejar más noqueado aún al partido, ha empujado a los críticos a salir a la luz. Notablemente, a Susana Díaz, dispuesta a estar en la cabeza o en la cola (sic) de la alternativa a Sánchez. Su labor de zapa a lo largo de estos años es imprescindible para entender la exasperación de Sánchez, pero también es una burda caricatura dividir al PSOE en dos bandos, pedristas y susanistas. Hay muchas más figuras de peso en el partido que no entienden a su secretario general ni comparten sus estrategias, y eso no les convierte en palmeros de la presidenta andaluza. Desde luego, no son subalternos de Rajoy, sino líderes que han derrotado al PP en las urnas y llevan sus espaldas una larga experiencia política. Tampoco son los políticos del IBEX, como trata de desacreditarlos Podemos. Son voces como la de Felipe González. Hoy en la SER mostró su estupor por un Sánchez que le consultaba unos planes -la abstención en la investidura de Rajoy- para luego hacer exactamente lo contrario.

La maniobra de dimisión de 18 miembros de la ejecutiva con intención de desalojar a Sánchez, añade, parece una chapuza y un despropósito: poco menos que anunciaron el nombre de la gestora que sustituía al líder, mientras este se atrincheraba en Ferraz y metía la quinta marcha hacia el congreso extraordinario, sin convocar la comisión de garantías que aclare esta absurda situación. Todo anticipa una batalla cruenta y absolutamente estéril para los ciudadanos. Eso sí, el secretario general cuenta con que ganará de mano una votación entre los militantes, lo que es más que probable. Llega tarde la pedagogía sobre cuál es el auténtico sentido de una abstención que permita gobernar a Rajoy, sobre el precio que tendría esa abstención y sobre el papel de un PSOE en la oposición frente un gobierno débil y necesitado de pactos. Demasiado tarde. Los leales a Sánchez están manejando bien la simplificación de la era de Twitter: o congreso extraordinario ya o es que no quieres oír a los militantes. O estás conmigo, o estás con Rajoy. ¿Lo ven? Cabe perfectamente en un tuit.

La guerra civil en el PSOE, concluye, no ha hecho más que empezar. Gane quien gane, mande quien mande difícilmente podrán recomponer la profunda desconfianza que sus batallas provocan entre quienes más les necesitan.



Pedro Sánchez, esta tarde


Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt



HArendt





Entrada núm. 2928
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

[Humor en cápsulas] Para hoy miércoles, 28 de septiembre de 2016





El Diccionario de la lengua española define humorismo como aquel modo que presenta, enjuicia o comenta la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas. Pero también como la actividad profesional que busca la diversión del público mediante chistes, imitaciones, parodias u otros medios.

Como yo no soy humorista, me quedo con la primera acepción, y a partir de hoy, siempre en la medida de lo posible, iré subiendo al blog cada día las viñetas de mis dibujantes favoritos en los diarios Canarias7: Morgan; La Provincia: Padylla y Montecruz, ambos de Las Palmas de Gran Canaria; y El País, de Madrid, en su edición nacional: Forges, Peridis, Ros y El Roto. Espero que disfruten de las mismas.





Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt





HArendt




Entrada núm. 2927
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

[A vuelapluma] "Golfus hispaniae"





Una cuestión previa que me parece de Perogrullo: el voto popular legitima a los elegidos para actuar en nombre de sus representados, pero no en provecho propio, sino de aquellos a quienes representan. Pero nuestros políticos, todos ellos jugando en la Primera División de los golfus hispaniae, aunque unos más que otros -todo hay que decirlo- parecen haberlo olvidado...

Hace siete años años el partido popular ni soñaba con alcanzar el poder. Bueno, soñar quizá soñaran..., pero lo tenían bastante crudo. Más tarde, la crisis que no existía (o no veía) se la jugó a Zapatero y junto a sus propios errores de bulto pasó lo que pasó. Pero volvamos a 2009... Una buena amiga gallega que lleva muchos años viviendo en el norte de Europa me enviaba -y sigue enviando- las crónicas que en la prensa de su Galicia natal escribe Xosé Luis Barreiro, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Santiago de Compostela, y exconsejero de Presidencia del gobierno gallego (1982-1986) con el partido popular, y por aquellas fechas me envió la que reproduzco más adelante, que resulta una premonición cierta de muchas de las actitudes que los "populares" han acrecentado desde entonces: estulticia, mentira, desfachatez, desvergüenza... Se me acaban los sustantivos pero pienso que con los citados queda suficientemente claro lo que pretendo decir.

A mí me da cierta grima hablar de política, y sobre todo de los políticos. Pero hay ocasiones en que los resortes le saltan a uno, aun sin querer. Una de ellas fue la del esperpéntico espectáculo del líder del partido popular (y en aquellos momentos de la oposición), Mariano Rajoy, rodeado de todos sus acólitos, clamando al cielo y proclamando a voz en grito la inocencia de su partido ante las acusaciones de corrupción. Inocencia que nadie ponía en duda ni entonces ni ahora porque los que delinquen son las personas, no los partidos.

Como soy de Letras y leído, la imagen me trajo casi instantáneamente a la cabeza la famosa escena del Tenorio, en la que don Juan, tras seducir a doña Inés y matar al Comendador, decide poner tierra por medio y huir a Italia. Como buen sinvergüenza, don Juan culpa a los demás de sus problemas y hace responsable al cielo de sus desmanes: "Llamé al cielo y no me oyó, y pues sus puertas me cierra, de mis actos en la tierra, responda el cielo, y no yo". ("Don Juan Tenorio", de José Zorrilla (1844). Escena X, Acto IV, Parte I). Patético...

El profesor Barreiro, le sacaba al asunto su punto de ironía y socarronería gallega en un artículo titulado "Ese partido que nunca rompió un plato", que para más sarcasmo publicaba el Día de los Enamorados. Viendo el enfado de Federico Trillo, decía, o contemplando la fúnebre foto -¡vaya onomatopeya!- del acto en el que Mariano Rajoy, rodeado de todos sus escuderos y de los que esperan un buen momento para darle la puñalada trapera, le declaró la guerra al Ministerio de Justicia, cualquiera diría que el PP jamás se fue de cacería para arreglar pequeños asuntillos, o que no utilizó la justicia para deshacerse de sus enemigos, o que no mantiene prietas las filas a los que integran su finca privada del Poder Judicial, o que no son los inspiradores de la expeditiva ley de partidos que, mediante el democrático sistema de la deducción concatenada y falaz, es capaz de ilegalizar a María Santísima.

Para quien no les conozca como yo los conozco, añadía, hasta podría parecer que jamás han roto un plato en los juzgados, o que nunca han cenado con un juez para inspirarle una sentencia, o que nada de lo sucedido en los aledaños del urbanismo mediterráneo -donde dominan el ránking de imputados en proporción 9 a 1- tiene que ver con su partido ni afecta lo más mínimo a su reputación política.

Por eso me parece intolerable que, seguía diciendo, quienes presumen en toda hora de acatar los pronunciamientos de la Justicia, y quienes no necesitan más que una citación o un rumor para abrir las compuertas de su ira y pedir que dimita el sursum corda, se permitan insultar a Garzón a caño abierto, y transmitir a la ciudadanía la extraña sensación de que la Justicia no tiene ninguna garantía de independencia cuando el ministro del ramo se propone hacer una marrullería.

La idea de que aquí no ha pasado nada, añadía, y de que todo es una conspiración arbitraria urdida en pareja de hecho por Bermejo y Garzón, es una obscenidad imperdonable, que en modo alguno puede quedar justificada por la imprudente fiesta cinegética protagonizada por los ahora despellejados. Mi opinión es que, partiendo de la idea de que la cultura política e institucional depende en gran manera del comportamiento de nuestras autoridades y personalidades públicas, no debería salir tan barato insultar a un determinado juez o ministro al¡ amparo de las inmunidades creadas para preservar la libre opinión y el control riguroso del poder.

Si a cualquier ratero que robó un jamón, concluía, le multan por desacato al segundo estornudo, no tiene sentido que un diputado -y profesional del derecho- se pueda despachar a gusto haciendo entender que Garzón se inventa un caso en beneficio del PSOE, que vive en prevaricación continuada, y que el ministro le va a pagar los servicios en especie. Y por eso creo que Rajoy tiene que intervenir y poner orden. Porque, si todos percibimos que no sabe gobernar este galimatías, menos nos vamos a creer que puede gobernar el país.

La Segunda División de los "golfus hispaniae" por merecimientos propios, después de los políticos, es la de los banqueros. Una fuente tan solvente como la agencia Europa Press publicaba a finales de 2013 un informe con los sueldos, remuneraciones, bonus y privilegios económico-financieros de la élite bancaria de este país nuestro llamado España. En esencia, y para abreviar, que un total de cien banqueros españoles cobraron de sueldo más de un millón de euros anuales cada uno. A una media de 2,16 millones por barba se repartieron 100 millones de euros entre ellos. Los mejor retribuidos de la Unión Europea después de los banqueros chipriotas... Así se explican muchas cosas...

"Al principio los bancos sabían lo que vendían, y los clientes lo que compraban. Después pasamos a una fase en la que los bancos sabían lo que vendían pero los clientes no sabían lo que compraban. Y desde hace tiempo ni los bancos ni los clientes tienen idea de nada". Quien pronunciaba tan irónica (o sarcástica) frase hace ya unos años era nada menos que Pedro Solbes, vicepresidente en aquel momento del gobierno español y ministro de Economía y Hacienda. La cita salió en el blog La Economía de los No Especialistas, en un artículo firmado por J.G., titulado "Nacionalización o bancarrota". Y por las mismas fechas El País publicaba, firmado por David Fernández, otro interesantísimo artículo titulado "Regla núm. 1: No compre nada que no entienda".

No hace falta ser Charles Darwin para darse cuenta de que la vida es "cambio". Tampoco hace falta ser muy listo para percibir que esos cambios unas veces salen bien y otras salen mal. Hace cincuenta años en las oficinas bancarias no había calculadoras electrónicas, ni fotocopiadoras, ni ordenadores. Todo se hacía a mano o con unas impresionantes máquinas de escribir, que no fallaban nunca. Iban todos al trabajo con chaqueta y corbata, se trataba a los clientes de usted, se les respetaba porque eran de quiénes se comía, se les vendía lo mejor que se tenía y no se les engañaba jamás. Se pagaban las horas extras que se hacían (mal, pero se pagaban). Y cuando se entraba a trabajar a un banco, sabías que era para toda la vida a menos que metieras la mano en la "caja"... ¡Qué tiempos! Los empleados de una oficina eran como una gran familia. Claro, como en todas las familias, había algún cabrón que otro, pero se podía lidiar con ellos...

El cambio llegó, pero no fue con las calculadoras electrónicas, las fotocopiadoras multifunción o los ordenadores y las pantallas de última generación: llegó cuando se estableció la convicción que el cliente estaba para explotarle, el personal para estrujarlo, las oficinas para vender vajillas y electrodomésticos, los directivos para manipularlos con las retribuciones por objetivos, y los jefes y jefecillos para hacer cualquier tarea reconvirtiéndolos en Oludis, término inventado por un servidor de ustedes, que significa Objetos Laborales de Uso Discrecional. El caso era ganar dinero como fuera, con buenas prácticas, malas prácticas, o mediopensionistas prácticas. La más usual, hacer creer al cliente que lo que el banco le ofrecía era lo mejor para él... Y lo era: para el banco, por supuesto; no para el cliente. Si salía bien, y colaba, ascendías un puesto; si salía mal, y no colaba, a la calle. Recursos Humanos y Dirección Comercial miraban para otro lado y se ponía a buscar otros mirlos (entre el personal y entre los clientes). Ellos nunca eran responsables de nada. Supongo que era de esperar que aquellos lodos trajeran estos barros... Y luego llegó la Tercera Fase que enunciaba Pedro Solbes, y ya ni Dios, con toda su omnipotencia supo prever lo que iba a pasar. 

Algunos siguen pensando que la nacionalización del crédito (de los bancos) es la única solución; otros, que es la mejor, además de la única. Personalmente pienso que la nacionalización no garantiza que la banca se gestione mejor; quizá que se corrompa más aún. Pero pase lo que pase, espero que sea para bien y que volvamos a la Primera Fase. La vida no es más que un eterno retorno. No creo que los banco vayan a escapar a esa ley. Por cierto, hoy precisamente, se sientan en el banquillo del juzgado algunos de los responsables del batacazo de Bankia. Veremos que ocurre.



La cúpula de Bankia antes del desastre



Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt




HArendt






Entrada núm. 2926
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)