lunes, 27 de mayo de 2013

¿Por qué hay que cambiar los partidos?




Los portadores de la antorcha
Universidad Complutense de Madrid



Elisa de la Nuez, abogada del Estado en excedencia, y César Molinas, un afamado economista y controvertido polemista político, escriben en la Cuarta de El País de hoy un interesante artículo con el mismo título de esta entrada sobre la imperiosa necesidad de modificar radicalmente la estructura y el funcionamiento de los partidos políticos españoles.

"En España hay que cambiar los partidos políticos porque funcionan rematadamente mal, porque se han convertido en instituciones para la defensa de intereses particulares en detrimento del interés general y porque son incapaces de articular una salida creible a la crisis económica, institucional y moral que aflige a la sociedad española desde hace ya seis años"... Les animo a continuar su lectura. Y si tienen tiempo y ánimo, a revisar las entradas que este blog le ha dedicado al asunto con anterioridad. Pueden hacerlo desde el buscador o el índice de etiquetas del mismo, bajo la voz "partidos".

Hace ya mucho tiempo que el sociólogo alemán Robert Michels (1876-1936) formulara su famosa "ley de hierro de las oligarquías". Hasta en las islas Canarias que no llueve nunca o casi nunca (como en el sur de California, que proclamaba Albert Hamond en su canción) ha llovido mucho desde entonces, y la cosa ha ido a peor en lo que respecta a la democracia interna de los partidos. Los remedios son varios, pero la voluntad, sinceramente, poca. Les pido perdón si mis palabras les resultan un pelín sarcásticas, pero es como yo lo veo.

Posdata: Este mismo día de hoy, 27 de mayo, se celebraba en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un acto en el que más de un centenar de intelectuales sin adscripción partidaria, presididos por los anteriormente citados Elisa de la Nuez y César Molinas, asumen y presentan un manifiesto promoviendo una reforma radical de la ley de partidos, para lo cual se crea una página electrónica a través de la que pretenden recoger más de quinientas mil firmas y presentar una propuesta de iniciativa legislativa popular que fuerce a los grupos parlamentarios a cambiar la ley que regula su funcionamiento interno y dotarse de mecanismos democrátricos. Una crónica del periodista Fernando Garea,  especializado en temas políticos de El País, daba cuenta de ello en la edición de dicho periódico del día 28 de mayo.

Sean felices, por favor, a pesar de todo. Y como decía Sócrates, "Ιωμεν". Tamaragua, amigos. HArendt





Elisa de la Nuez y César Molinas





Entrada núm. 1869
http:/harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco" (Hegel)
"Todas las penas pueden soportarse si las ponemos en una historia o contamos una historia sobre ellas" (Isak Dinesen)

No hay comentarios: