miércoles, 6 de agosto de 2014

EI poeta Ramón de Basterra y el tema de España en la poesía española contemporánea (XXXVI)




Santuario-Basílica de Begoña (Bilbao, Vizcaya)



¿Por qué buena parte de los españoles que nos declaramos de izquierdas damos la impresión de estar un tanto perdidos en el uso de términos tales como "pueblo, país, patria, gobierno, nación, España, estado"?... Al usarlos parecen similares pero no lo son. Para la derecha, sí; todo es lo mismo y va en el mismo saco. Los españoles que nos declaramos de izquierdas no deberíamos avergonzarnos de reivindicar el uso del nombre de España, la patria común que a todos nos acoge y ampara, No es solo de ellos, es también nuestra. Y deberíamos hacerlo sin vergüenza alguna, sin ningún tipo de remordimiento, sin amargura ni complejo de ninguna especie. Y para eso puede servirnos la poesía.

De ahí, mi atrevimiento de traer durante unas cuantas semanas, o mientras el cuerpo aguante, lo que algunos de los grandes poetas contemporáneos, poetas del exilio exterior e interior, pero españoles todos hasta la médula, han dicho sobre su patria común, sobre la nuestra, sobre España y su añoranza. Y es que, en palabras de Walt Whitman, "el poeta es el instrumento por medio del cual las voces largamente mudas de los excluidos dejan caer el velo y son alcanzados por la luz".  

Hoy traigo hasta el blog al poeta Ramón de Basterra. Nace en la ciudad de Bilbao en 1888. Estudió Derecho y fue poeta, escritor y diplomático de carrera. Sirvió en las legaciones de Roma, Bucarest y Caracas. Escribió en la famosa revista poética Hermes. Su poesía se caracteriza en una primera época por el sentimiento del paisaje, las ideas humanísticas y los problemas de los vascos. Más tarde su poesía se vuelve barroca y gongorina, para al final de su joven vida, situarse como avanzada de la vanguardia poética futurista, cantando al destino fecundo de los pueblos hispánicos. Murió en Madrid en 1928. Les dejo con su poema "A los jóvenes dolorosos":


¡Oh, joven doloroso, joven triste
que sufres como yo del mal de España
y que una negación honda, en tu entraña
tienes, clavada, contra lo que existe!

Tu virgen corazón vibra de saña,
de santa saña porque no tuviste
lo que pidió tu amor cuando naciste:
de la Patria, una idea y una hazaña.

La general incepcia fue el veneno
que atosigó tu juventud vehemente,
y de asco y de dolor yo te sé lleno.

Más el futuro es nuestro y esa gente
que hizo nuestra desgracia, se va al cieno.
Hermano, aquí va un ósculo en tu frente.

"A los jóvenes dolorosos"
Ramón de Basterra



Y mañana nos vemos con el poeta Ramón de Garciasol. Sean felices por favor, y ahora, como también decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt




El poeta Ramón de Basterra



Entrada núm. 2133
http://elblogdeharendt.blogspot.com
Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri
Publicar un comentario