jueves, 7 de agosto de 2014

El poeta Ramón de Garciasol y el tema de España en la poesía española contemporánea (XXXVII)




Catedral de Santa María la Mayor (Sigüenza, Castilla-La Mancha)



¿Por qué buena parte de los españoles que nos declaramos de izquierdas damos la impresión de estar un tanto perdidos en el uso de términos tales como "pueblo, país, patria, gobierno, nación, España, estado"?... Al usarlos parecen similares pero no lo son. Para la derecha, sí; todo es lo mismo y va en el mismo saco. Los españoles que nos declaramos de izquierdas no deberíamos avergonzarnos de reivindicar el uso del nombre de España, la patria común que a todos nos acoge y ampara, No es solo de ellos, es también nuestra. Y deberíamos hacerlo sin vergüenza alguna, sin ningún tipo de remordimiento, sin amargura ni complejo de ninguna especie. Y para eso puede servirnos la poesía.

De ahí, mi atrevimiento de traer durante unas cuantas semanas, o mientras el cuerpo aguante, lo que algunos de los grandes poetas contemporáneos, poetas del exilio exterior e interior, pero españoles todos hasta la médula, han dicho sobre su patria común, sobre la nuestra, sobre España y su añoranza. Y es que, en palabras de Walt Whitman, "el poeta es el instrumento por medio del cual las voces largamente mudas de los excluidos dejan caer el velo y son alcanzados por la luz".  

Hoy traigo hasta el blog al poeta Ramón de Garciasol. Nacido en Humanes (Guadalajara) en 1913 en el seno de una humilde familia de artesanos, se licenció en Derecho por la Universidad de Madrid, pero fue sobre todo poeta, además de biógrafo y ensayista. Como poeta se declara deudor de Quevedo y Unamuno. Muy comprometido con la izquierda revolucionaria durante la guerra civil, al final de la misma pasó varios años en un campo de concentración, motivo por el cual cambió su nombre real de Miguel Alonso Calvo por el seudónimo con el que se hizo famoso. En 1962 obtuvo el Premio Fastenrath de poesía otorgado por la Real Academia Española. Murió en Madrid en 1994. Les dejo con su poema "Toro hispánico":


Me está gritando amor con una extraña,
ibérica pasión: y me desgrano
uva a uva de raza. El toro Hispano
me corre por la grave sed de España,

por la piel que me cubre y me da forma.
Me duele el aire, hasta la sombra, el habla
de España, siempre más a rajatabla.
España me encarniza el verbo, ahorma

el corazón con rabias capitales.
Llevo ríos de España en la saliva,
remachan en mí yunques ancestrales.

España soy, agónico, violento,
huracanado amor en llama viva
con fiebre de esculpir a sueño el viento.


"Toro hispánico"
Ramón de Garciasol



Y mañana nos vemos con el poeta José Bergamín. Sean felices por favor, y ahora, como también decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt





El poeta Ramón de Garciasol



Entrada núm. 2134
http://elblogdeharendt.blogspot.com
Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri
Publicar un comentario