martes, 17 de mayo de 2016

[Poesía y pintura] Hoy, con José Joaquín de Mora y Sandro Botticelli




Apolo y las Musas, de Bertel Thorvaldsen


Durante las próxima semanas voy a intentar unir en una misma entrada algunos de los más bellos sonetos de amor en lengua española y de mis pinturas clásicas favoritas. Espero que sean de su agrado. Hoy dedico la entrada al poeta José Joaquín de Mora y al pintor Sandro Botticelli.







José Joaquín de Mora y Sánchez (1783-1864) fue un escritor, educador, periodista, poeta, jurista y político español. Profesor de Filosofía en la Universidad de Granada y amigo de Francisco Martínez de la Rosa y Antonio Alcalá Galiano, combatió en Bailén, donde fue hecho prisionero, permaneciendo en Francia hasta 1814. Durante el Trienio Liberal (1820-1823) colaboró, redactó y dirigió numerosos periódicos liberales madrileños. Derogada la Constitución de 1812 emigró a Londres donde se convierte al protestantismo y hace amistad con Bernardino Rivadavia y Andrés Bello. En 1826 marcha a América y redacta la Constitución chilena de 1828. Regresa a España en 1843 y en 1848 es elegido miembro de la Real Academia Española. Escribió sobre derecho y filosofía. Sus poemas son de corte neoclásico, pero con influencias románticas. Les dejo con su soneto Hermosa fuente que al vecino río.


Hermosa fuente que al vecino río
sonora envías tu cristal undoso
y tú, blanda cual sueño venturoso,
yerba empapada en matinal rocío;

Augusta soledad del bosque umbrío
que da y protege el álamo frondoso:
amparad de verano riguroso
al inocente y fiel rebaño mío.

Que ya el suelo feraz de la campiña
selló julio con planta abrasadora
y su verdura a marchitar empieza

y alegre ve la pampanosa viña
en sus yemas la savia bienhechora,
nuncio feliz de la otoñal riqueza.


Sandro Botticelli (Autorretrato)


Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi (1445-1510), apodado Sandro Botticelli, fue un pintor del Quattrocento italiano. Su reputación artística disminuyó con su muerte, recuperándose desde finales del siglo XIX; desde entonces, su obra se ha considerado exponente máximo de la gracia lineal de la pintura del primer Renacimiento. "El nacimiento de Venus" y "La primavera" son dos de sus obras más conocidas. Se expusieron por primera vez en la galería de los Uffizi, Florencia, en 1815.





El nacimiento de Venus (S.Botticelli, G. Uffizi, Florencia)


"El nacimiento de Venus" está ejecutada al temple sobre lienzo y mide 278,5 centímetros de ancho por 172,5 cm de alto. Se conserva en la Galería de los Uffizi, Florencia. Se considera que debió pintarse entre 1482 y 1484, en cualquier caso, después de la estancia romana de Botticelli.


Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt





HArendt




Entrada núm. 2734
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)
Publicar un comentario