lunes, 27 de octubre de 2008

!Esto es una hecatombe!

Mi nieto mayor, Gabriel, tiene tres años y medio recien cumplidos. Es un niño espabilado y dulce que habla, para su edad, con una enorme propiedad y rigor conceptual. Cualidades heredadas, sin duda, de su madre. De su abuelo materno, también sin duda, ha heredado sin embargo cierta tendencia a la hipérbole (1). Figura retórica que él utiliza con elegancia y descaro aunque ignore la existencia y el significado de tal palabreja.

Para expresar su estado de ánimo cuando algo de lo que está haciendo le sale mal, por ejemplo, colocar una pila de coches uno encima de otro que indefectiblemente se le vienen abajo, dice que eso es una "catástrófe"... Si la pila al derrumbarse hace mucho ruido es una "catástrofe catastrófica"... Pero si los cochitos son muchos, hacen mucho ruido y, además, se desparraman por todos lados, eso es una "hecatombe"...

Desde luego mi nieto ignora lo que es una hecatombe (2) y nosotros ignoramos donde ha podido aprender a emplear un término tan clásico con tal precisión conceptual. Casi la misma precisión con el que el genial humorismo de Forges y Romeu plasman hoy en El País su opinión sobre lo que está pasando en el mundo con la crisis financiera.

Hace unas semanas, a poco de comenzar la "crisis", una amiga me preguntaba que si pensaba que la crisis financiera era más psicológica que real. Le respondí que sí, que lo creía... Ahora, con el paso del tiempo y de los acontecimientos, comienzo a pensar que también es inducida... Sean felices a pesar de todo. Tamaragua. (HArendt)




http://www.elpais.com/recorte/20081027elpepivin_1/XLCO/Ges/20081027elpepivin_1.jpg
Forges (El País, 27/10/08)




Notas:

(1) Del lat. hyperbŏle, y este del gr. ὑπερβολή. 1. f. Ret. Figura que consiste en aumentar o disminuir excesivamente aquello de que se habla. Era u. t. c. m. 2. f. Exageración de una circunstancia, relato o noticia.

(2) Del lat. hecatombe, y este del gr. ἑκατόμβη. 1. f. Mortandad de personas. 2. f. Desgracia, catástrofe. 3. f. Sacrificio de 100 reses vacunas u otras víctimas, que hacían los antiguos a sus dioses. 4. f. Sacrificio solemne en que es grande el número de víctimas.





http://www.elpais.com/recorte/20081027elpepivin_2/XLCO/Ges/20081027elpepivin_2.jpg
Romeu (El País, 27/10/08)




1 comentario:

Anna dijo...

Llego desde tu anterior blog.
Te felicito por tener ese niño a tu lado.
Así son las cosas.
Inducida, creo yo también.
Saludos.