viernes, 8 de abril de 2016

[Reedición] Cálculo de probabilidades




Pistas del aeropuerto de Gando (Gran Canaria)


"Reedición" es una nueva sección del blog dedicada a reproducir antiguas entradas que tuvieron cierto predicamento en su momento entre los lectores de Desde el trópico de Cáncer. Estas entradas se publican diariamente, conservan su título, fecha y numeración original, y no cuentan en el cómputo general de entradas del blog. Disfrútenla de nuevo si lo desean. 

*** 

¿Sabían ustedes que la probabilidad de sufrir un accidente aéreo es de 1 entre 4.000.000? ¿Sabían ustedes que la probabilidad de sufrir un error clínico grave si está internado en un hospital es de 7 entre 100? ¿Sabían ustedes que una revisión de historias clínicas en los hospitales de Nueva York demostró que 4 de cada 100 pacientes fueron objeto de errores clínicos registrados y que esos errores causaron la muerte de 14 de cada 100 pacientes afectados? ¿Sabían ustedes que cada año 300.000 personas desarrollan infecciones adquiridas en los hospitales españoles? Sí, seguramente si lo sabíamos, o lo intuíamos, pero preferimos ignorarlo. Entrar en un hospital es hacer oposiciones a contraer una enfermedad más grave que aquella que te ha hecho ir a él... Es como para echarse a temblar. Lo comentaba hace un tiempo en El País, con ironía y algo de mala leche (justificada), el doctor Jesús Villar, miembro de la Red de Investigación Translacional en Disfunción Orgánica del Hospital Universitario Dr. Negrín de Las Palmas de Gran Canaria. Una de las causas principales de estas infecciones son responsabilidad directa de los médicos, enfermeras y del personas sanitario de los hospitales por no cumplir con las normas de esterilidad previstas... 

Nuestra casa en Las Palmas está a escasos quinientos metros de dos de los principales centros hospitalarios de la isla: el Hospital General Universitario de Gran Canaria (el Hospital Insular) y el Hospital Materno-Infantil de Gran Canaria. Cada día decenas de médicos, enfermeros, personal sanitario, limpiadoras, administrativos, bedeles y el sursumcorda, aparcan sus coches en las calles de nuestro barrio y bajan hasta los hospitales citados con sus batas blancas y verdes, sus monos de trabajo, y sus zuecos puestos, los mismos con los que van a atender a los pacientes, enfermos y visitantes de los centros sanitarios. Y al finalizar su jornada de trabajo, vuelta al coche, arrastrando todos los virus y bacterias a su domicilio particular... Y así, hasta el día siguiente, y vuelta a empezar. A pesar de que los protocolos de ambos centros hospitalarios establecen claramente que el personal no puede entrar ni salir de los mismos con las ropas de trabajo puestas a nadie parece preocuparle. Ni a los gestores de los hospitales, ni a los controladores del personal sanitario, ni a los propios infractores, ni a los pacientes y sus familiares... Procuren no ponerse enfermos por si acaso.

Sean felices por favor. Y ahora, como también decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt



Complejo Hospitalario Materno-Infantil e Insular (Las Palmas GC)



Entrada núm. 2186
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)
Publicada originariamente con fecha 31 de octubre de 2014

4 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Impresiona este artículo...

galanygarciah dijo...

Desgraciadamente he pasado muchas noches acompañando a un familiar de primer grado que después de dos años de idas y venidas constantes al hospital , murió de la enfermedad que tenia en origen , de esto hace ya unos 25 años , de forma que tuve mas que tiempo suficiente para ver el funcionamiento a todos los niveles de la sanidad española , y cuando oigo es de " la sanidad española es la mejor del mundo " o cosas similares , el estomago se me revuelve , podría relatar multitud de cosas referentes al trato y a la educación de enfermeras , limpiadoras y bedeles que dejan MUCHO que desear siempre claro esta no son TODOS , pero si la mayoría , de los médicos no tanto , pero alguno hay , después de leer su escrito veo que una parte de los " fallos " son causados por la negligencia de los " mandamases " . Lo cual quiere indicar que no todo " publico " funciona bien SOLO por el mero hecho de ser publico . Saludos cordiales

Estrella dijo...

Trabajo en el Hospital de Burgos como administrativa y he de reconocer que hay mucha verdad en lo que dices, aunque aquí el personal no salga con la ropa de trabajo.

Pero ocurre una cosa peor... este hospital público pero con gestión privada, ay, ay ay..., inaugurado hace poco más de tres años fue constrido por gente que en vez de usar la cabeza usó el culo. Los enfermos que salen del quirófano para ir a reanimación pasan por un pasillo por donde puede pasar todo el mundo, en los ascensores pasa igual. Eso sin hablar de la escasez de personal y material que se ha impuesto al ser gestión privada, solo salvado por la buena disposición de los trabajadores.

¿Que quiero decir con ésto? que se comenten errores a nivel profesional, algunos puede haber aunque no sea deseable, pero nada comparable a los cometidos por toda esa gente elegida a dedo a los que sólo interesa quedar bien con los políticos...

Si yo contara, tendría para escribir no un libro, sino una enciclopedia de 50 tomos.
Un abrazo.

Carlos F. Asís Campos dijo...

La verdad es que resulta descorazonadora la falta de sensibilidad que los responsables hospitalarios muestran al respecto, pero es lo que hay. Gracias por vuestros comentarios.