sábado, 5 de septiembre de 2015

[Humor & Poesía] Hoy, "Rosa de fuego", de Antonio Machado




Antonio Machado



Es muy posible que a algún purista le parezca una blasfemia lo que pretendo hacer durante unas semanas: unir en la misma entrada algunos de los más bellos sonetos de amor y a mis viñetistas cotidianos preferidos. Bien, pues lo siento por los puristas, pero un servidor piensa que hay pocas cosas en la vida más serias que el amor y el humor, así pues, ¿por qué no juntarlos?  Todo ello sin mayores pretensiones, aun reconociendo que meter en el mismo envoltorio un soneto de amor y unas viñetas humorísticas, por muy preñadas que estén de crítica social y realidad cotidiana, puede no resultar una fórmula afortunada. En cualquier caso, espero que sean de su agrado. 

El soneto es una composición poética compuesta por catorce versos de arte mayor, endecasílabos en su forma clásica, que se organizan en cuatro estrofas: dos cuartetos y dos tercetos. En el primer cuarteto suele presentarse el tema de la composición, tema que el segundo cuarteto amplifica. El primer terceto reflexiona sobre la idea central expresada en los cuartetos. El terceto final, el más emotivo, remata con una reflexión grave o con un sentimiento profundo desatado por los versos anteriores. De Sicilia, el soneto pasó a la Italia central, donde fue también cultivado por los poetas del "dolce stil nuovo" (siglo XIII). A través de la influencia de Petrarca, el soneto se extiende al resto de literaturas europeas.

Continúo hoy la serie de sonetos de amor con el titulado "Rosa de fuego", de Antonio Machado (1871939). Poeta español, el más joven representante de la Generación del 98. Su obra inicial, de corte modernista, evolucionó hacia un intimismo simbolista con rasgos románticos, que maduró en una poesía de compromiso humano, de una parte, y de contemplación casi taoísta de la existencia, por otra; una síntesis que en la voz de Machado se hace eco de la sabiduría popular más ancestral. Dicho en palabras de Gerardo Diego, «hablaba en verso y vivía en poesía». Fue uno de los distinguidos alumnos de la Institución Libre de Enseñanza, en la que ingresa con ocho años, y con cuyo ideario estuvo siempre comprometido,  Serán profesores suyos el propio Giner de los Ríos, Manuel Bartolomé Cossío, Joaquín Costa y otros maestros menos conocidos. En una breve autobiografía casi improvisada por Machado en 1913, dejó escritas algunas claves personales que dibujan mejor que ningún estudio crítico su perfil humano: "Tengo un gran amor a España y una idea de España completamente negativa. Todo lo español me encanta y me indigna al mismo tiempo. Mi vida está hecha más de resignación que de rebeldía; pero de cuando en cuando siento impulsos batalladores que coinciden con optimismos momentáneos de los cuales me arrepiento y sonrojo a poco indefectiblemente. Soy más autoinspectivo que observador y comprendo la injusticia de señalar en el vecino lo que noto en mí mismo. Mi pensamiento está generalmente ocupado por lo que llama Kant conflictos de las ideas trascendentales y busco en la poesía un alivio a esta ingrata faena. En el fondo soy creyente en una realidad espiritual opuesta al mundo sensible". Murió en la localidad francesa de Colliure (Francia), en el exilio, el 22 de febrero de 1939.

Las viñetas de humor que reproduzco más abajo son todas ellas del dibujante Ros, que publica en el diario madrileño "El País". No suelen tener carga social ni política y son un remanso de paz y humor suave en este convulso tiempo en que vivimos. Por eso me gustan. Todas se han publicado en estos últimos días. 

Y ahora, como decía Sócrates, "Ιωμεν", nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt 





***


ROSA DE FUEGO

Tejidos sois de primavera, amantes,
de tierra y agua y viento y sol tejidos.
La sierra en vuestros pechos jadeantes,
en los ojos los campos florecidos,

pasead vuestra mutua primavera,
y aun bebed sin temor la dulce leche
que os brinda hoy la lúbrica pantera
antes que, torva, en el camino aceche.

Caminad, cuando el eje del planeta
se vence hacia el solsticio de verano,
verde el almendro y mustia la violeta,

cerca la sed y el hontanar cercano,
hacia la tarde del amor, completa,
con la rosa de fuego en vuestra mano.

Antonio Machado



***



VIÑETAS






Entrada núm. 2435
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

3 comentarios:

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Estimado Carlos: preciosa forma de unir humor con poesía. Creo que Antonio Machado pretendía que la poesía hablara desde el corazón sin darle mucha importancia a la rima o la musicalidad, si no lograba transmitir algo profundo.
El poema habla de una relación entre dos amantes a los que se una tercera persona que les dice qué hacer con su amor primaveral. Creo nos describe lo que es un amor pasional y carnal. También que el amor puede ser un arma de doble filo.

Carlos F. Asís Campos dijo...

Muchas gracias, Águeda. Siempre tan amable conmigo. Me alegra que te guste la combinación; la verdad es que no acabo de verla... Un beso.

Mark de Zabaleta dijo...

Sabes mantener atentos a tus lectores...siempre sabes sorprendernos...


Saludos