viernes, 7 de junio de 2013

La Historia [entre corchetes]




La diosa Clio



"Esta es la exposición del resultado de la investigaciones de Heródoto de Halicarnaso para evitar que, con el tiempo, los hechos humanos queden en el olvido y que las notables y singulares empresas realizadas, respectivamente, por griegos y bárbaros -y, en especial, el motivo de su mutuo enfrentamiento- queden sin realce." Así comienza, con ese párrafo inicial, la "Historia" de Heródoto (490-425 a.C.), a quién Cicerón llamó y definió como padre de la Historia.

Veinticinco siglos después ese sigue siendo el afán principal y único de los historiadores, de los buenos historiadores, porque en el gremio, como en botica, hay de todo.

Ayer jueves nació en el diario El País un nuevo blog que lleva ese nombre: "Historia(S)", con esa "S" mayúscula final entre paréntesis que no acabo de entender -torpe que es uno-, en el que participan nombres tan notables como Tereixa Constenla, Isabel Burdiel, Manuel Morales, María José Turrión y Julián Casanova, que se estrena con un artículo del último de los historiadores citados sobre la vigencia actual del pensamiento anarquista. 

Por mi parte, sigo con interés y entusiamo creciente la lectura del libro del profesor e historiador, Varela Castro, que citaba hace unos días en el blog: "Los señores del poder y la democracia en España: entre la exclusión y la integración".

Concluyo invitándoles a la lectura del artículo y de los documentos que lo acompañan que el profesor Morales, citado más arriba, publicaba en El País del pasado 23 de mayo sobre la desclasificación por el MI6 británico de los papeles secretos que demuestran los sobornos del gobierno inglés a destacados militares y dirigentes franquistas para evitar que España entrara en la II Guerra Mundial al lado del Eje.

Y mientras, nuestro democrático gobierno, sigue negándose, alegando razones de "seguridad nacional" a abrir los archivos documentales del periodo que nos ocupa a los historiadores profesionales. ¡Cosas veredes, Sancho!, que alegaba con sorna nuestro Don Quijote.

¡Bendita sea por siempre la diosa Clio! Sean felices, por favor, a pesar de todo. Y como decía Sócrates, "Ιωμεν". Tamaragua, amigos. HArendt





Entrada núm. 1879
http:/harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco" (Hegel)
"Todas las penas pueden soportarse si las ponemos en una historia o contamos una historia sobre ellas" (Isak Dinesen)
Publicar un comentario