viernes, 26 de septiembre de 2008

*Placas callejeras

Quizá sea por deformación académica; o quizá, no. Y sólo sea curiosidad. En todo caso disfruto leyendo las placas conmemorativas que me encuentro en las calles, plazas, edificios y monumentos de nuestras ciudades. En mi reciente viaje por el sur de la Península con mi hija Ruth y su marido, Ramón, he encontrado dos que me han llamado poderosamente la atención.

Una, en la ciudad de Huelva, en la fachada de la espléndida iglesia de La Concepción, recordando el incendio y saqueo de la iglesia por la "barbarie de las hordas marxistas" en julio de 1936. No me parece mal que se recuerden esos hechos, o cualquier otro hecho histórico, pero me parece desafortunado mantener a estas alturas de los tiempos textos propios de otras épocas felizmente superadas.

Otra, en la ciudad de Sevilla, recordando que en la Taberna Las Escobas, junto a la majestuosa torre de La Giralda, y en funcionamiento desde hace siete siglos, comieron personajes como Cervantes, Lope de Vega, Becquer o Lord Byron. Nosotros también lo hicimos... Una recomendación: si pasan por allí, no dejen de pedir los pimientos rellenos de merluza...

Ambas placas conmemorativas son historia, pero la verdad es que prefiero la segunda. Sean felices. (HArendt)

Publicar un comentario