miércoles, 22 de julio de 2015

[A vuelapluma] Podemos: Virando a estribor




Pablo Iglesias



Hace dos días, a cuenta de un crítico comentario del profesor Antonio Elorza sobre la estrategia electoral de Podemos, o de su líder Pablo Iglesias: "Pablo Iglesias: la historia mutante" (El País, 20/7/2015), estuve a punto de liarme en una, una más, de esas controversias o diálogo de sordomudos en que se han convertido las redes sociales. Afortunadamente voy espabilando con los años, y viendo el cariz que tomaba la discusión (por llamarle algo), dejé el campo libre a mis adversarios y me retiré de la contienda a la segunda andanada. El asunto iba del más que perceptible viraje al centro, a ese estribor que da título a mi entrada viniendo de una posición de izquierda, de Podemos, o al menos de su líder. Que sea estrategia o mero tacticismo, se me escapa. Y tampoco tiene mayor importancia. 

La postura que yo intenté defender en la frustrada discusión vía Eskup era la de que las elecciones se ganan desde el centro político, que no es una posición geométrica sino el punto de confluencia de la derecha de la izquierda y de la izquierda de la derecha. Eso es un axioma que no necesita demostración. Por lo menos después de lo dicho por Norberto Bobbio (1909-2004) y de su libro "Derecha e izquierda. Razones y significados de una distinción política" (Taurus, Madrid, 1995). El señor Iglesias podrá ser o parecer muchas cosas; lo que no es es estúpido, decía yo; lo está demostrando con ese giro a su derecha, es decir, al centro, sin dejar de aparentar ni decir que es de izquierdas, por la simple razón de que si sigue escorado, en apariencia, a la izquierda de la izquierda, se va a quedar en un exiguo diecisiete o dieciocho por ciento del voto nacional, y eso con suerte. Otra cuestión es que su giro merezca credibilidad.

Ese giro tan perceptible como oportuno para Podemos y Pablo Iglesias también es objeto de comentario por parte del historiador Santos Juliá en su artículo de hoy en El País: "Podemos: las nuevas izquierdas y el Régimen del 78", aunque sus palabras suenan menos beligerantes en la forma y en el fondo que las del profesor Elorza.

Las características de estos ejercicios retóricos por mi parte no dan para más. Les animo a leer lo dicho por los profesores Elorza y Juliá si lo desean, y en todo caso, nos vemos en el próximo  "a vuela pluma".


Y ahora, como decía Sócrates, "Ιωμεν", nos vamos. Sean felices, por favor. Tamaragua, amigos. HArendt





Norberto Bobbio






Entrada 2382
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)
Publicar un comentario