viernes, 9 de noviembre de 2012

Y Dios se equivocó de nuevo con Obama...




El reverendo Jesse Jackson


En el verano de 2008, en plena efervescencia de los dos grande partidos tradicionales estadounidenses, el demócrata y el republicano, por designar sus candidatos a la presidencia de la Unión a través de sus primarias respectivas (un ejemplo de democracia partidista impensable en España), circuló en los mentideros políticos de Washington una historieta o cuento con moraleja que tenía como protagonistas al mismísimo Dios nuestro Señor y al reverendo Jesse Jackson, que era, y es, uno de los prebostes del partido demócrata.

El caso es que el reverendo Jackson, acuciado por el deseo de saber quien saldría ganador en las primarias de su partido, se había dirigido a a Dios para pedirle una respuesta. Y esta fue, más o menos, la conversación entre el reverendo y su Creador:

-Señor, quien ganará las elecciones, ¿una mujer o un afroamericano?
-¿Una mujer?, se pregunta Dios, -Eso no lo verás tú, le contesta.
-Entonces, ¿las ganará un afroamericano?, inquiere de nuevo.
-¿Un afroamericano?, responde el Señor, -Eso no lo veré Yo...

Pues bien, parece que Dios, se equivocó de nuevo con Obama...

Les dejo unos interesantes enlaces de El País y El Huffington Post relativos a las elecciones estadounidenses, un más que interesante recopilatorio sobre las elecciones presidenciales de los último cincuenta y dos años, desde 1960 (Kennedy) hasta hoy (Obama) y un artículo del profesor de la UNED José Ignacio Torreblanca, titulado "Después de la batalla", una reflexión acerca de lo que puede esperarse de este segundo y último mandato de Barack Obama en orden a resolver esa eterna batalla política entre los que defienden el papel del Estado y los que pretenden reducir ese papel a su mínima expresión. 

El vídeo que acompaña la entrada recoge el emocionante momento en que un emocionado Obama agradece a los miembros de su campaña el enorme esfuerzo realizado durante la misma.

Y sean felices, por favor, a pesar del gobierno. Tamaragua, amigos. HArendt







Entrada núm. 1751
http:/harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco" (Hegel)
Publicar un comentario