lunes, 27 de diciembre de 2010

Sobres cerdos, mierda y algunos políticos




F.J. León de la Riva, alcalde de Valladolid





El alcalde de la muy noble ciudad de Valladolid, capital de la comunidad autónoma castellano-leonesa, el ínclito y ponderado señor don Francisco Javier León de la Riva, carga de nuevo ayer sobre el desgraciado asunto de sus sucias y desvergonzadas declaraciones en relación con la ministra Leire Pajín, para reconocer que las mismas le van a reportar votos en la próxima campaña electoral. 

El comportamiento de este cromañoide, encima ginecólogo, debería avergonzar a cualquier persona de bien. Menos a los de su partido y a sus votantes, claro ésta. Son tal para cual: no han salido todavía de la época de las cavernas. Si dice eso en público sobre una mujer, lo de menos es que esa mujer sea una ministra del gobierno de España, ¿que deberíamos suponer que opinará en privado, o con sus amigotes, de las mujeres que "observa" como clientes suyas? Por muchos que sean los méritos clínicos de este individuo, que ni negamos ni afirmamos, y por pura deontología profesional, el Colegio de Médicos debería retirarle la licencia para ejercer como tal, y los vallisoletanos, si tuvieran dignidad, retirarle el saludo y despojarle de su cargo. Pero no, como él dice, es muy posible que salga reelegido, y es que, está clarísimo, a algunos cerdos, como a algunos políticos, les encanta refocilarse en su propia mierda. Sean felices a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt


Post scríptum: Un amable lector, y amigo, me reprende por decir que a los cerdos les gusta su propia mierda. Me comenta que él fue criador de cerdos, y que contra la opinión general, son animales bastante limpios. Le creo; yo me refería a algunos "cerdos" con corbata y dos piernas, metidos a políticos. Modifico el título y parte del contenido de la entrada para dejarlo más claro; por si alguien no lo había entendido a la primera... Gracias, amigo. HArendt





La ministra Leire Pajín







-- 
Entrada núm. 1337 - 
http://harendt.blogspot.com
"Pues, tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
Publicar un comentario