lunes, 21 de noviembre de 2016

[Poesía y pintura] Hoy, con José Joaquín de Pesado y William-Adolphe Bouguereau



Apolo y las Musas, de Bertel Thorvaldsen


Durante las próxima semanas voy a intentar unir en una misma entrada algunos de los más bellos sonetos de amor en lengua española y de mis pinturas clásicas favoritas. Espero que sean de su agrado. Hoy dedico la entrada al poeta José Joaquín de Pesado y su soneto Tibia en invierno, en el verano fría, y al pintor William Adolphe Bourguereau, y su cuadro Bañista (1870). Disfruten de ambos.





José Joaquín de Pesado


Joaquín Pesado Pérez (1801-1861) escritor, periodista y político mexicano. Militante del partido liberal, fue ministro del Interior (1838) y de Relaciones Exteriores (1846). Fue miembro de la Academia de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Española. De notable importancia es su obra Los aztecas, libro que incorpora antiguos cantos mexicanos,  antología poética que constituye el primer intento literario por incorporar el legado poético de los antiguos mexicanos a la cultura mexicana.


TIBIA EN INVIERNO, EN EL VERANO FRÍA

Tibia en invierno, en el verano fría,
brota y corre la fuente; en su camino
el puente pasa, toca la arquería
y mueve con sus aguas el molino.

Espumosa desciende y se desvía
después, en curso claro y cristalino,
copiando a trechos la enramada umbría
y el cedro añoso y el gallardo pino.

Mírase aquí selvosa la montaña;
allí, el ganado ledo que sestea
parte en la cuesta y parte en la campaña.

Y en la tarde, al morir la luz febea,
convida a descansar en la cabaña
la campana sonora de la aldea.



William-Adolphe Bouguereau


William-Adolphe Bouguereau (1825-1905) pintor francés encuadrado en el academicismo. Fue el primer presidente del departamento de pintura de la Sociedad de Artistas Franceses y gran favorito de la clase adinerada de su época. Vivió 80 años y se le reconocen más de ochocientas obras. Ilustres admiradores suyos fueron Napoleón III y el pianista y compositor romántico Chopin. Otros grandes artistas contemporáneos como Gauguin, Cézanne o Van Gogh lo aborrecieron o ignoraron.




Bañista, de W.A. Bouguereau (1870)


Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt





HArendt




Entrada núm. 3044
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)
Publicar un comentario