lunes, 6 de junio de 2016

[Cuentos para la edad adulta] Hoy, "Las ruinas circulares", de Jorge Luis Borges





El cuento, como género literario, se define por ser una narración breve, oral o escrita, en la que se narra una historia de ficción con un reducido número de personajes, una intriga poco desarrollada y un clímax y desenlace final rápidos. Durante los próximo meses voy a traer hasta el blog algunos de los relatos cortos más famosos de la historia de la literatura universal. Obras de autores como Philip K. Dick, Franz Kafka, Herman Melville, Guy de Maupassant, Julio Cortázar, Alberto Moravia, Juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe, Oscar Wilde, Lovecraft, Jack London, Anton Chejov, y otros.

Continúo hoy la serie de Cuentos para la edad adulta con el titulado Las ruinas circulares, del escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986), uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y el pensamiento universales, además de objeto de minuciosos análisis y múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo. Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX. Ciego desde los 55 años, fue galardonado con el premio Miguel de Cervantes a los 80, siendo el primer argentino en ser distinguido con ese reconocimiento. Borges fue candidato al Premio Nobel de Literatura en numerosas ocasiones, sin obtenerlo.

Las ruinas circulares es un cuento publicado en 1940 en la revista literaria Sur e incluido en la colección "El jardín de senderos que se bifurcan", que más tarde formó parte de Ficciones (1944). Un hombre llega a las ruinas de un antiguo templo circular. Tiene un solo objetivo: crear un ser humano a través del sueño e imponerlo a la realidad. Al principio el hombre sueña que está en el centro de un anfiteatro de estudiantes a los cuales les dicta lecciones. Elige un alumno y, después de darle lecciones particulares, se maravilla de las habilidades del joven. Sin embargo, un día el hombre se despierta y por muchas noches no puede dormir. Reconoce que su primer intento ha sido un fracaso y decide buscar otro método de trabajo... Disfrútenlo.




Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt




HArendt




Entrada núm. 2762
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)

3 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Realmente interesante...

Ángeles Impíos dijo...

Parece interesante. A ver si lo busco. Saludos, Carlos.

Carlos F. Asís Campos dijo...

Buenas tardes, Ángeles, puedes leerlo o descargártelo pinchando en el enlace, resaltado en rojo, de la entrada. Un beso. Y muchas gracias, Mark. Un abrazo para ti.