lunes, 5 de diciembre de 2011

Azar y vida






La diosa Fortuna





Desde niño he tenido la firme convicción de que el Azar (así, con mayúsculas) es el elemento fundamental de la existencia y de la vida. Sí, ya se que eso también lo dice la física cuántica, pero es que yo soy de letras y sólo se plantearlo literariamente y no con fórmulas y guarismos… 

Volví a pensar en ello al iniciar la lectura de “Mañana en la batalla piensa en mi” (Random House Mondadori, Barcelona, 2006), la interesante novela de Javier Marías, regalo navideño de mi amiga Ana, en cuyo prólogo de Elide Pittarello encontré la siguiente frase: “Los factores que condicionan lo que pasa o deja de pasar son sumamente variables e incontrolables, por lo que nadie es dueño de su circunstancia, nadie puede tener seguridad de que se van a cumplir sus expectativas. Ese tipo de ignorancia o ceguera  que por inercia llamamos azar está siempre al acecho”. 

Es por esa razón que soy de los que piensan que en las cuestiones fundamentales de la vida: el amor, la búsqueda de la felicidad, la amistad, la familia, merece la pena arriesgarse siempre. Si la experiencia vital nos dice que es imposible saber si vamos a conseguir lo que ansiamos o estrellarnos en el intento, pues intentémoslo… ¿Qué perdemos con ello? Recuerdo haber leído hace muchos años una frase de Joan Manuel Serrat que me impresionó profundamente y que venía a decir que la felicidad consistía en intentarlo todo y conformarse con el fracaso. ¿Se puede explicar el misterio del azar y de la vida de forma más bella? Pienso que no… En todo caso, les deseo de todo corazón, como canta Serrat en el vídeo que acompaña esta entrada, que hoy sea un gran día para ustedes..., y mañana, también. Tamaragua, amigos. HArendt





Javier Marías





-- 
Entrada núm. 1435 -
Reedición de la publicada en el blog el 11/1/2007
http://harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco" (Hegel)

Publicar un comentario