martes, 7 de julio de 2009

U.E.: Ni Barroso ni Blair

El nuevo grupo parlamentario europeo surgido de las recientes elecciones, la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, en el que se ha integrado el anterior grupo de los Socialistas Europeos, hizo público ayer un comunicado que reproduzco más adelante, en el que se oponen a la ratificación del señor Durao Barroso como presidente de la Comisión Europea de manera inmediata, tal y como proponía el Consejo. Han logrado paralizar el proceso de ratificación. Lamentablemente no está muy claro si los miembros españoles del Grupo parlamentario europeo seguirán las instrucciones de su Grupo o las del señor José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español y secretario general del PSOE, al parecer fan entusiasta del impresentable, inútil y desvaído actual presidente de la Comisión, y más que probable candidato a la reelección.

No es una victoria, pero es un paso importante. Se comentaba esa posibilidad en el Blog "La Oreja de Europa" (http://laorejadeeuropa.blogspot.com), premio de la Comisión Europea al mejor Blog en español de 2009 sobre la Unión Europea, en su entrada del 1 de julio, que también reproduzco.

Como colofón, el diario El País publicaba el pasado domingo, día 5, un interesante artículo del historiador Ángel Viñas en el que explicita las razones de fondo por las que, cuando entre en vigor el Tratado de Lisboa, estima que no es precisamente el ex primer ministro británico Tony Blair, el candidato idóneo para asumir el nuevo puesto, creado por el Tratado, de presidente del Consejo Europeo.

Comparto plenamente los puntos de vista de los autores de "La Oreja de Europa", del señor Viñas, y por supuesto del grupo parlamentario europeo Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, y en la medida de mis escasas (o nulas) posibilidades de influir en las decisiones que se adopten por las instituciones de la Unión Europea, me parece importante dejar reflejo de mi opinión en todos los foros institucionales de la Unión donde se me permite hablar o escribir: De momento, Durao Barroso, no; pero Tony Blair, menos áun... Y puesto a opinar, ¿por qué no Jacques Santer, de nuevo, como presidente de la Comisión, y Felipe González, o Ángela Merkel, presidiendo el Consejo Europeo? Sean felices. Tamaragua, amigos. (HArendt)




Parlamento europeo (Estrasburgo)



COMUNICADO DEL GRUPO PARLAMENTARIO EUROPEO ALIANZA PROGRESISTA DE SOCIALISTAS Y DEMÓCRATAS
Parlamento Europeo, Lunes 06/07/2009

Los ministros de la UE han descartado hoy sus intentos de acelerar el nuevo nombramiento del presidente de la Comisión, Jose Manuel Barroso, después de la presión de los Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo, que ha sido respaldada por otros grupos políticos.

Martin Schulz, líder del Grupo S&D, pidió inmediatamente a los ministros de la UE que exijan a su candidato la presentación de un programa político ante los grupos parlamentarios y que les consulten acerca de las posibilidades de asegurarse una mayoría en una votación del Parlamento.

Tras confirmarse que no habrá una votación sobre Barroso en la sesión parlamentaria de Estrasburgo este mes, Schulz dijo: “Es un fracaso del Consejo porque no supo ver que no existía una mayoría en el Parlamento para realizar una votación ahora.

Es un golpe importante para Barroso, que ha escogido una estrategia totalmente errónea. En lugar de buscar una mayoría para renovar la Unión Europea con un desarrollo más social, en lugar de buscar una mayoría para ocuparse de la crisis y en lugar de abrazar la idea de una Europa que encuentre su lugar en el mundo, ha buscado sólo una mayoría para sí mismo.

Estaba preparado para aceptar votos de euroescépticos y anti europeos para su reelección.

El Parlamento Europeo, y en particular el Grupo S&D, defiende un procedimiento y un debate abiertos y transparentes. La noticia de hoy representa una victoria para nosotros.

Ahora esperamos que la Presidencia Sueca del Consejo envíe al candidato con un programa a los grupos parlamentarios antes de formalizar la propuesta de un presidente de la Comisión. Debería consultar entonces a los grupos sobre las posibilidades de garantizar una mayoría antes de formalizar cualquier propuesta”.

Tony Robinson
tony.robinson@europarl.europa.eu
www.socialistgroup.eu



Caricatura de Durao Barroso



"UN POLÍTICO BRITÁNICO QUE NOS HACE FALTA", por Ángel Viñas
EL PAÍS - Opinión - 05-07-2009

La solución al tema irlandés dada por el Consejo Europeo muestra que el pragmatismo sigue siendo una constante en la construcción europea. Ahora está por ver si este rasgo, imprescindible en una Unión de 27 Estados, continúa manteniéndose de cara a las decisiones, no menos fáciles, que habrá que adoptar si los ciudadanos irlandeses, en un segundo referéndum, aceptan el Tratado de Lisboa. No son decisiones de tanto calado como la de hundirlo o no hundirlo. Pero según cómo se escoren, y presuponiendo que la ratificación a 27 terminará concluyéndose, cabe afirmar con razonable seguridad que conformarán la forma y manera en que la Unión Europea proseguirá un periplo hoy ensombrecido por la crisis económica y financiera.

Se trata de decisiones que, aparte las institucionales, son las más difíciles en la Unión Europea. La provisión de altos cargos no es irrelevante. La historia muestra que, más allá de los loores del momento, algunos de sus ocupantes han sido débiles y a veces malos. Nadie tiene una póliza de seguro para garantizar el éxito, algo que en la actualidad es más necesario que nunca.

Dejando de lado los puestos de presidente de la Comisión y de presidentes del Parlamento Europeo (si la legislatura se divide entre dos), los que quedan son relativa o radicalmente nuevos. Uno constituye una ampliación en relaciones internacionales de las competencias ejercidas hasta ahora por el español Javier Solana. También la ilustración más evidente del viejo axioma de que el hombre puede hacer el puesto. Solana ha elevado el suyo a unas cotas que pocos podrían haber previsto cuando se hizo cargo. Su sucesor dejará de ser secretario general del Consejo pero asumirá la vicepresidencia de la Comisión para Relaciones Exteriores. Una mejora institucional que exigirá mucho tacto y mucha cintura. Construir sobre el legado de Solana no es una tarea imposible.

El segundo nuevo puesto, el de presidente del Consejo Europeo, es mucho más, amén de una innovación en toda regla. De quién lo ocupe dependerá la traducción a la práctica de los perfiles muy generales que le corresponden según el Tratado de Lisboa. El agraciado deberá tener la capacidad a toda prueba de forjar consensos difíciles, moverse a lo largo de un estrechísimo filo entre los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países miembros y definir el modus operandi del futuro en sus relaciones con los presidentes de la Comisión y del Parlamento. Si tiene éxito, podrá insuflar nuevos bríos a la Unión Europea. Pero si quienes lo eligen se equivocan, habrán prestado un flaco servicio a la misma, a pesar de los previsibles elogios y alabanzas que acompañarán la decisión.

La decisión recaerá sobre alguien concreto, pero en el reparto de los altos cargos no pueden estar ausentes los aspectos políticos, ideológicos y de nacionalidad, el pan y la sal de la Unión. Como debe ser. Entre los candidatos aún no declarados pero cuyos nombres ya empiezan a revolotear por las páginas de la prensa internacional, hay uno que, en mi modesta opinión, no se merece ni llegar a ser considerado seriamente incluso con todo el pragmatismo del mundo por delante. Se trata de Tony Blair. Hasta el momento le apoyan abiertamente su colega e íntimo adversario de antaño, el primer ministro británico Gordon Brown, e Il Cavaliere Silvio Berlusconi. Habrá otros.

Tony Blair no se merece un puesto que requiere una gran capacidad de empeño e ilusión para aportar no ya el proverbial grano sino un kilo de arena a la construcción europea. No la tuvo, o al menos no dio demasiadas señales de ello, cuando fue primer ministro del Reino Unido, y quien esto escribe se dedicaba a analizar la política de su Gobierno. Contribuyó decisivamente, como "nuestro" Aznar, a la división de la Unión Europea. Tampoco cabe olvidar que una de las más incisivas investigaciones oficiales británicas sobre la decisión de cooperar en la invasión de Irak no le acusó formalmente de mentir, pero en 2004 lord Butler le dejó en un lugar sonrojante. Por si las moscas, Brown parece haber tomado medidas para que la próxima investigación no llegue demasiado lejos.

Si Blair terminara siendo el primer presidente del Consejo Europeo se encontrará haciendo equipo con Brown (en el supuesto de que continúe en el poder) o lidiará con el líder conservador David Cameron. En el primer caso no es exagerado pensar que la política británica continuará arrojando chinitas de mayor calibre contra la construcción europea. En el segundo, dado el proceso de fuerte ideologización anti-UE en que parece haberse despeñado el pensamiento tory, Blair será irrelevante excepto para dorar su ego.

Hay nombres más seguros, más pro-europeos y, en último término, más fiables. Los grandes países que han hecho la Europa de nuestros días, con sus virtudes, también con sus defectos, no necesitan mirar allende el canal.



Caricatura de Tony Blair



HAN PARADO A BARROSO..., DE MOMENTO
La Oreja de Europa, 1 de julio de 2009

Parece que la campaña organizada por Los Verdes/Ale está dando sus frutos porque los socialistas han anunciado hoy que han conseguido el apoyo de los liberales (ALDE) para bloquear la re-elección de José Manuel Barroso como presidente de la Comisión Europea el próximo 14 de julio. Esto no significa que no será re-elegido, solo que se aplaza el debate hasta la próxima sesión parlamentaria. El presidente de los socialistas en el Parlamento, Martin Schulz ha avisado a los dirigentes europeos que acordaron 'informalmente' que Barroso sería re-elegido durante el pasado Consejo europeo, "que no pueden ir tan rápido y que tienen que contar con el Parlamento Europeo y con el hecho de que, aunque la mayoría en este organismo sea de la derecha, no pueden dejar de contar con el resto de las fuerzas políticas pro-europeas". Coincidiendo con este anuncio los socialistas españoles han dicho que no tienen nada claro, ni cuando se votará ni si apoyarán al actual presidente de la Comisión. Sin embargo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ratificó durante el último Consejo su apoyo a Barroso, coinicidiendo con la postura mantenida desde hace meses. Por lo tanto, queda por ver que pasará durante la sesión de septiembre, si los socialistas seguirán los dictados de su grupo político en Europa o lo anunciado por el Gobierno.

Este anuncio se une a todos los tejemanejes que contábamos hace unos días y a las que añadimos dos noticias de última hora: Guy Verhofstadt, antiguo primer ministro belga, ha sido elegido presidente de los liberales en el Parlamento, por lo que ya no podrá ser candidato para presidir la Comisión Europea y por otro lado, la 'remodelación' del grupo político 'Independencia y Democracia' que pasará a ser 'Europe of Freedom and Democracy' (Europa para la libertad y democracia). Agrupa a los eurodiputados euroescépticos el grupo inglés UKIP y a los diputados de la 'Liga Norte', partido político italiano que está en contra de la inmigración. Este nuevo partido preocupa ya en Bruselas porque cuenta con 30 eurodiputados, muchos de los cuales se pueden catalogar de xenófobos, especialmente con el islam y también, homófobos.



Santer, Merkel y González



Entrada núm. 1181 (.../...)
Publicar un comentario