jueves, 2 de enero de 2014

¡Feliz Año Nuevo! ¡Adiós, Filosofía!


Quitan la filosofía de la enseñanza obligatoria española, y que puedan y les dejemos, de la universitaria... Lo extraño es que extrañe... La filosofía enseña a pensar. Luego hacer que nuestros jóvenes dejen de pensar es una baza política de primer orden intencional. ¿No querían caldo?, ¡pues ahí tienen dos tazas! ¿Para qué queremos filosofía y libros teniendo "whatsapps" que piensan por nosotros?

Mi paisano, el escritor canario Juan Cruz, escribe hoy en El País sobre ello. Ambos tuvimos como profesor a Emilio Lledó, el gran filósofo español, vivo, por suerte para nosotros. Resultaría agotadora la lista de pensadores españoles eminentes, por quedarnos solo con los nacionales. Por citar solo a los incordiantes, pueden repasar la que daba otro ilustre pensador, Menéndez y Pelayo, en su "Historia de los heterodoxos españoles". O la de todos los que tuvieron que emigrar tras la Guerra Civil a Europa o las Américas, en la "Historia crítica del pensamiento español", de José Luis Abellán, o padecieron evangélica "persecución de la justicia" por su funesta manía de pensar a lo largo de los últimos siglos (vuelta a Menéndez y Pelayo y Abellán), desde Prisciliano (siglo IV d.C.) a Ortega, Zubiri, Aranguren o Tierno, en el pasado XX.

¡Ah!..., pensar, conocer, preguntar... Tarea agotadora que dejamos a las máquinas. Dejémoslas que decidan también por nosotros. Lo cual no sería, al fin, tan malo, si las máquinas pensaran. El problema, como siempre, es "quién" está detrás. En España por ejemplo, detrás de la iniciativa de suprimir la filosofía (y la libertad de pensar y actuar, con ella) está el gobierno, y detrás del gobierno, el partido que lo sustenta; ¿Y detrás del PP, quién está?.. Perdonen un momento que le pregunto a mi "watchsapp" a ver si álguien me responde...

¡Feliz Año Nuevo a pesar del gobierno! Que el 2014 les traiga paz, amor, felicidad, dinero (sí, porqué no, también dinero) y pensamientos. Y como decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt



Entrada núm. 2017
elblogdeharendt@gmail.com
http://harendt.blogspot.com
Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri)

2 comentarios:

Josep Pradas dijo...

Hombre, Carlos, detrás está la Iglesia y más atrás la ciudadanía, o buena parte de la ciudadanía, a la que le importa un comino pensar y dejar de ser ciudadanía para ser, en palabras de Arendt, populacho. Pero, francamente, hay cosas que no pueden imponerse y no sirve de nada que sean obligatorias. Ya ves, el resultado político no ha sido nada bueno con la filosofía obligatoria, no creo que sirva de nada, a la gente no le interesa la filosofía y creo que al final casi todo el mundo vive su vida sin filosofía e incluso prospera. Es como la democracia, que no puede separarse del todo del capitalismo, pero si puede haber capitalismo sin democracia. Pues, eso, el capitalismo y la democracia pueden funcionar sin filosofía, la sociedad también, y mucho más los mercados. Los que nos dedicamos a la filosofía somos 4 gatos y ahora hemos de exiliarnos a otros mundos, tipo Arcadia, Utopía, etc. Allá nos vemos.
Un abrazo y feliz año.

HArendt dijo...

Por supuesto que hay vida después de la "filosofía", querido Josep. ¡Hasta sin filosofía!..., pero mucho más pobre, sin duda.
Súmame a esos cuatro gatos, por favor, aunque yo sea de Historia; que tampoco da para mucho que digamos.
Un abrazo. Seguimos en línea e incordiando en la medida de lo posible.