viernes, 5 de abril de 2013

Sobre el arte de escribir





El placer de escribir



Una de las últimas entradas de mi hija Ruth en su blog "Pensando en la estación", la titulada "Entre páginas", confieso que me cogió con las defensas bajas y no la entendí hasta que ella me la explicó; mis neuronas ya no son lo que eran ni por asomo...

Esa entrada, la última mia en la que hacía referencia a un artículo del escritor Andrés Ibáñez sobre el arte de la escritura, y otro del crítico literario Martín Schifino en el último número de "Revista de Libros" (marzo-abril 2013), titulado "Las correcciones", en el que hace una exhaustiva crítica de "El libro del español correcto" (Instituto Cervantes/Espasa, Madrid, 2012), de Florentino Paredes García, me han hecho recordar un pasaje del bellísimo diálogo platónico del "Fedro" (Instituto de Estudios Políticos, Madrid, 1970. Edición de Luis Gil Fernández) que pone en boca de Sócrates la siguiente frase: "Decir las palabras precisas no es fácil. Pero como se deba escribir, si ha de quedar el escrito en lo que es posible a la altura del arte, eso sí que estoy dispuesto a decirlo".

El artículo de Schifino trata aspectos del idioma muy controvertidos, no solo entre lingüistas. Por ejemplo, las diferencias de tratamiento y uso entre la lengua oral y la escrita, o entre la vulgar y la culta, entre las normas prescriptivas o descriptivas de un idioma, entre la denominación "castellano" o "español" de nuestra lengua, o sobre quién o quiénes hacen los idiomas. Y sobre bastante más cosas que hacen sugetiva su lectura. Seguro que les resulta tan interesante como a mí.

Y sobre el "Fedro" de Platón, el bellísimo diálogo sobre, precisamente, la verdadera naturaleza de la "belleza" y del "amor", tan relacionado con su otra obra maestra, "El banquete", ¿qué puedo decirles, salvo invitarles a su lectura en los enlaces de más arriba?

Como complemento de la entrada he encontrado el vídeo titulado "Viaje al interior de la cultura: la Real Academia Española", que espero también les resulte interesante.

Y sean felices, por favor, a pesar del gobierno. Y como decía Sócrates, "Ιωμεν". Tamaragua, amigos. HArendt 





Calíope, Musa de la escritura






Entrada núm. 1833
http:/harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco" (Hegel)
"Todas las penas pueden soportarse si las ponemos en una historia o contamos una historia sobre ellas" (Isak Dinesen
Publicar un comentario