domingo, 28 de abril de 2013

29 de abril de 1483: Gran Canaria entra en la Historia. (Reedición)




El Roque Nublo (Gran Canaria) y el Teide (Tenerife)




En diciembre de 1969 me faltaban a penas unas semanas para terminar mi servicio militar. Estaba destinado en el Batallón de Infantería del Ministerio del Ejército, perteneciente al Regimiento "Inmemorial del Rey, Núm. 1", el regimiento de infantería más antiguo del mundo, en el hoy Cuartel General del Ejército de Tierra, con sede en el Palacio de Buenavista de la madrileña plaza de Cibeles. Yo tenía 22 años, llevaba dos años casado, y mi hija mayor, Myriam, con 13 meses de edad, y su madre vivían en nuestra casa de Las Palmas de Gran Canaria.

Con motivo de las fiestas de la Inmaculada, la patrona de la Infantería española, el batallón convocó un concurso de relatos literarios entre sus miembros. El 8 de diciembre, día de la Inmaculada, me dieron un diploma en el que me declaraban ganador del tercer premio por un relato titulado: "29 de abril de 1483: Gran Canaria entra en la Historia". No guardo copia del relato, aunque sí el diploma. Y nunca, hasta mucho después de tal fecha, me había parado a reflexionar si la concesión del premio pudo estar influenciada por el hecho, aparte de la mucha o poca valía literaria del texto, de que el teniente-coronel jefe del batallón era un laureado militar grancanario llamado Antonio Alemán Ramírez, que llegaría más tarde al grado de teniente general del ejército.

Sobre mi pasión filial por Gran Canaria, la tierra en la que vivo desde entonces, y la fecha del 29 de abril de 1483 de la que mañana se cumplen 530 años, en que culmina la conquista y pacificación de Gran Canaria por los Reyes Católicos y queda incorporada la isla a la corona de Castilla, ya he escrito en otras ocasiones.

Hoy quisiera remitirles de nuevo a mi entrada de esa misma fecha del pasado año, y por sus especiales connotaciones históricas, recomendarles una relectura crítica de la misma.

No modifico lo que contaba en ella ni un ápice; al contrario, ahora más que nunca creo que somos un gran pueblo, canarios y españoles, que no nos merecemos la clase política gobernante que padecemos; que sí, de acuerdo, que están ahí porque les hemos votado nosotros, canarios y españoles, no neozelandeses ni marcianos, pero que también se mantiene en sus poltronas, pegados como con poxipol, por un sistema electoral hecho a la medida de sus mediocres intereses de partido, cuando no meramente personales, en los que los generales de sus conciudadanos no cuentan para nada. Por mi parte no va a quedar el moverles la silla en lo que pueda y sepa hasta que se les despegue.

Feliz día a todos los grancanarios. A pesar del gobierno. A pesar del mundo. A pesar de todo. Les invito a disfrutar de esta hermosísima versión del himno oficial de Gran Canaria, "Sombra del Nublo", cantada al alimón por Los Sabandeños y el universal tenor grancanario Alfredo Kraus en 1993. Espero que la disfruten. Tamaragua, amigos. HArendt



Las Palmas de Gran Canaria desde el aire





Entrada núm. 1855
http:/harendt.blogspot.com
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
Publicar un comentario