lunes, 12 de septiembre de 2016

[Cuentos para la edad adulta] Hoy, con "Por qué el pequeño francés lleva la mano en cabestrillo", de Edgar Allan Poe






El cuento, como género literario, se define por ser una narración breve, oral o escrita, en la que se narra una historia de ficción con un reducido número de personajes, una intriga poco desarrollada y un clímax y desenlace final rápidos. Durante los próximo meses voy a traer hasta el blog algunos de los relatos cortos más famosos de la historia de la literatura universal. Obras de autores como Philip K. Dick, Franz Kafka, Herman Melville, Guy de Maupassant, Julio Cortázar, Alberto Moravia, Juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe, Oscar Wilde, Lovecraft, Jack London, Anton Chejov, y otros.

Continúo hoy la serie de "Cuentos para la edad adulta" con el titulado Por qué el pequeño francés lleva la mano en cabestrillode Edgar Allan Poe (1809-1849) fue un escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense, universalmente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, del cual fue uno de los primeros practicantes en su país. Fue renovador de la novela gótica y recordado especialmente por sus cuentos de terror. Es considerado como el inventor del relato detectivesco y contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia ficción. Fue también el primer escritor estadounidense de renombre que intentó hacer de la escritura su modo de vida.

Por qué el pequeño francés lleva la mano en cabestrillo es un pequeño relato humorístico en el que el protagonista, un maduro caballero londinense cuenta en primera persona el divertido intento de seducción de una dama de la alta sociedad por parte de un caballero francés y de él mismo, que después de una simpática y equívoca situación acabará mal para ambos.... Disfrútenlo. 






Y ahora, como decía Sócrates, Ιωμεν: nos vamos. Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt


HArendt




Entrada núm. 2892
elblogdeharendt@gmail.com
La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura (Voltaire)
Publicar un comentario