sábado, 6 de diciembre de 2014

¡Viva la Constitución!










Es evidente que los aniversarios me ponen sentimental. Lo prueba el hecho incontrovertible de recientes entradas del blog, como las dedicadas a Hannah Arendt o el presidente Kennedy, por citar solo dos ejemplos. Hoy se cumplen treinta y seis años de la aprobación de la Constitución de 1978 en referéndum y no podía dejar pasar la ocasión para ajustar algunas cuentas al respecto: sobre sus evidentes virtudes; sus también evidentes, con el paso del tiempo, defectos; la necesidad, también evidente, de reformas puntuales pero ineludibles; las falacias y mentiras que encierran muchas críticas a la misma; y por último un poco de información documental, por deformación académica. Y es que la lealtad debida a la Constitución, no puede cegar nuestro entendimiento: ha llegado la hora de reformarla.

En cuanto a las virtudes de la Constitución de 1978 seré brevísimo: ha garantizado a los españoles la época más esplendorosa de su historia en cuanto a progreso social y libertades civiles y políticas; no solo la más espléndida, también la más duradera.

En cuanto a sus defectos, que el paso de los años ha dejado al descubierto, están clarísimos: un sistema electoral y partidista que no responde a las necesidades de los ciudadanos, cada vez más alejados de la política y más cabreados con sus representantes y con las propias instituciones políticas; una administración de justicia que no funciona; un régimen autonómico que hace aguas por todas partes ante el "salto hacia la nada" de los nacionalismos y el inmovilismo suicida del gobierno de la nación; un senado que no sirve absolutamente para nada ni cumple su función de representación territorial; y una corrupción galopante a todos los niveles producto del maridaje incestuoso del poder económico-financiero con el poder político. Sí, me doy cuenta de que lo dicho son manchurrones de brocha gorda, pero es que ni yo soy pintor ni esto es un tratado académico.

Soluciones posibles, también a brochazo grueso, una reforma parcial pero profunda de la Constitución, desde luego, ya, bastante más profunda que la perfilada por el dictamen del Consejo de Estado, ¡en 2006!, ahora, ya, absolutamente superada.

Es imprescindible una reforma radical del funcionamiento de los partidos, que obligue a estos, constitucionalmente, a financiarse de manera absolutamente transparente y con publicidad de sus cuentas; a dotarse de órganos de control independientes de sus ejecutivas; a celebrar elecciones primarias obligatorias para la elección de todos sus cargos internos así como de sus candidatos a los órganos representativos, a todos los niveles; y a celebrar congresos a fecha fija, donde la dirección responda de sus actividades ante los respectivos afiliados.

Es imprescindible una reforma del sistema electoral general, en la que el principio rector sea la ineludible e indelegable responsabilidad de los elegidos ante sus electores. Y para ello, sería necesario relegar el sistema electoral proporcional al olvido y establecer un sistema electoral mayoritario simple a dos vueltas, en distritos electorales uninominales. Y eso a todos los niveles: municipal, autonómico y nacional.

Es imprescindible una reforma de la administración de justicia en la que los jueces se encarguen única y exclusivamente de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado, dejando la instrucción de los procedimientos a los fiscales, absolutamente independientes, en su función, de los órganos políticos. Y por supuesto, con el establecimiento del "jurado puro" (sin intervención de los jueces) como único órgano competente para determinar la culpabilidad o inocencia de los imputados en procesos penales, por corrupción, y en aquellos civiles que por su naturaleza así determinen las leyes. 

Pero también una reforma en profundidad del titulo VIII de la Constitución, en clave federal, que establezca y determine taxativamente cuales son las competencias indelegables de carácter estatal, y deje todas las demás a lo que decidan los respectivos Estatutos de Autonomía, así como los mecanismos de financiación, colaboración y cooperación de las Comunidades autónomas con el Estado, y que garantice la igualdad civil y política y los derechos reconocidos por la Constitución a todos los españoles en todo el territorio nacional y la supremacia de las leyes estales sobre cualquier ley autonómica, y de la Constitución sobre cualquier ley.

El Senado, como cámara de representación territorial, debería estar conformado por los gobiernos de las respectivas entidades autónomas, con un número ponderado de votos para cada una de ellas en función de su población, de manera similar a como se organiza y funciona el Consejo de Ministros de la Unión Europea, y sus competencias y facultades legislativas y de cualquier otro tipo determinadas explícitamente en la Constitución.

Sobre el Tribunal Constitucional entiendo que debería limitar su función a la estricta defensa de la Constitución frente a cualquier ley o acto de gobierno contraria a la misma, y a la defensa de los derechos fundamentales establecidos en ella, una vez agotadas todas las vías procesales ordinarias. En cuanto al nombramiento de sus miembros bien podría ser por designación real (a propuesta del Gobierno, lógicamente), con la aprobación cualificada del Senado, entre juristas de reconocido prestigio, con mandato vitalicio, o hasta su renuncia voluntaria o impedimento físico apreciado por el propio Tribunal Constitucional y aceptado por el Senado.

Sobre la erradicación de la corrupción política de la vida pública está todo por hacer. Y no creo que haya recetas mágicas para solucionarla: ¿Transparencia y publicidad obligada constitucional y legalmente en todos los actos y contratos de las administraciones públicas y en su funcionamiento interno? Bien, ¿y cómo se hace eso?

Un poco de historia sobre la Constitución de 1978 y su proceso de la elaboración tampoco está de más. Y para eso, nada mejor que recurrir a los documentos. Por ejemplo, el diario El País mantiene permanentemente actualizado un "dossier" especial sobre la Constitución que pueden ver en este enlace con noticias, artículos de opinión, entrevistas y reportajes que ponen al día el estado de la cuestión.

Desde estos otros enlaces pueden acceder a los respectivos diarios de sesiones del Congreso de los Diputados, y del Senado, de 31 de octubre de 1978, que aprobó el proyecto de Constitución, y de la sesión conjunta de ambas cámaras, de 27 de diciembre de 1978, en la que el rey sanciona solemnemente el proyecto de Constitución; y al número del Boletín Oficial del Estado, de 29 de diciembre de 1978, en el que se publica el texto de la Constitución. 

Y desde estos dos últimos enlaces pueden acceder al texto comentado, artículo por artículo, de la Constitución de 1978 y a los textos, íntegros, de todas las Constituciones, anteriores a la actual, que han estado vigentes en España, desde la 1812 a la de 1931.

Termino aludiendo de pasada a algunas de las falacias que en contra de la Constitución de 1978 se vienen repitiendo machaconamente. Algunas de una simpleza tal que caen por su propio peso. 

Primera: la Constitución fue elaborada a espaldas del pueblo español por loa continuadores del régimen franquista. Vamos con unos datos elementales: la constitución es elaborada y aprobada después de amplísimos debates por unas cámaras legislativas producto de las primeras elecciones libres celebradas en España desde 1936, tres años después de muerto el general Franco, en las que participan todos los partidos políticos libremente. Sometida a referéndum nacional obtiene 17.873.301 votos favorables (el 87,87% de los votantes, que equivalen al 67,71% del censo electoral), 1.400.505 votos en contra (el 7,89% de los votantes, que equivalen al 5,25% del censo electoral), 632.902 votos en blanco, 133.786 votos nulos. Los hechos son los hechos, como decía el camarada Lenin. 

Segunda falacia: la mayoría de los españoles que votaron la Constitución de 1978 ya no viven, y los que no pudieron votar entonces tienen derecho a votar ahora una nueva Constitución. ¿Por qué?, me pregunto yo en mi ignorancia. La Constitución de Estados Unidos es de 1789, la de Suiza de 1848, la de Nueva Zelanda de 1853, la de Canadá de 1867, y la del Reino Unido (que no tiene ni siquiera constitución) tiene su origen en una disposición real de 1215. De los veintiocho Estados de la Unión Europea catorce de ellos tienen Constituciones anteriores a 1978, una de ellas del siglo XIX (Luxemburgo). ¿Ustedes perciben especialmente cabreados a los ciudadanos vivos de esos países por no haber votado sus Constituciones vigentes? ¿Sí?... Pues yo no, la verdad, pero no vamos a discutir por eso. 

Tercera falacia: la forma monárquica del Estado ha sido impuesta, otra vez, a espaldas de los españoles. Vale. Conviene recordar que los partidos de izquierda y algunos nacionalistas propusieron en el debate parlamentario de la Constitución la forma republicana de gobierno. Perdieron la votación. Y el resultado del referéndum fue el qué fue, así que guste o no la forma monárquica de la jefatura del Estado en España es legítima, legal y constitucional y está aprobada por el pueblo español. ¿Eso convierte en ilegítima la propuesta de un Estado republicano? En absoluto: los partidos que defiendan la misma que lo propongan en sus programas electorales, obtengan representación parlamentaria suficiente para aprobarlo en las Cortes Generales y someterlo a referéndum. Y Dios (y los españoles) dirán lo que estimen oportuno, pero dejen de dar la tabarra con el tema, por favor, que resulta cansino... Porque así, y no de otra manera, es como funciona la democracia.

Cuarta falacia (adjunta a la tercera): la forma monárquica de gobierno convierte a los ciudadanos en súbditos. Bien, ¿ustedes se atreverían a decirles eso a británicos, daneses, suecos, noruegos, holandeses, belgas, luxemburgueses, canadienses, australianos, neozelandeses?... ¿Sí?, pues tienen ustedes más valor que "El Guerra" (nota: famoso torero español del primer tercio del siglo XX) y se arriesgan a que en esos países les corran a gorrazos. Pero en fin, allá cada cual...

Les dejo. En este video pueden ver y escuchar interpretada por el grupo musical Jarcha, la canción icono de aquellos no tan lejanos añs finales de los 70: "Libertad sin ira". Un lema que no nos vendría mal recuperar, sobre todo lo de "sin ira"... Y feliz día de la Constitución.

Sean felices por favor, y ahora, como también decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt










Entrada núm. 2203
elblogdeharendt@gmail.com
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)

6 comentarios:

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Carlos: más claras las cosas que necesitan reforma no se pueden explicar. La Constitución hay que reformarla en varios puntos. Creo que con la llegada de ella, en España se ha garantizado un mejor progreso social y más libertad. Magnífico trabajo. Un beso

galanygarciah dijo...

Quisiera pensar que usted es consciente del respeto que me merecen sus escritos , aunque como usted mismo me dijo en una ocasión esto no significa que siempre este de acuerdo con todos ellos , esta es una de esas ocasiones , como seria muy largo comentar mis desacuerdos en muchas cosas de las expresadas por usted en esta ocasión , solo quisiera mostrarle donde y quien no coincide con usted en este tema de la Constitución , aunque posiblemente usted ya haya leído el libro 25 años sin Constitución de Joaquín Navarro Estevan , ex magistrado de la Audiencia de Madrid . magistrado - juez decano de San Sebastián . Ha sido miembro de Justicia Democrática y de Jueces para la Democracia ,profesor universitario de Derecho Civil en el País Vasco y de Teoría del Estado en Madrid , fue senador en las Cortes Constituyentes y diputado por el PSOE en la primera legislatura , siendo vicepresidente de la comisión de Justicia entre algunas cosas mas . A mi algunos aniversarios me producen tristeza . Un sincero y respetuoso saludo

Carlos Campos - HArendt dijo...

Muchas gracias, Águeda, eres sumamente amable conmigo. Un beso.
Muchas gracias, amigo Galán: No puedo entrar en discusión con sus sentimientos; solo podría hacerlo sobre hechos concretos o sobre interoretaciones de los mismos. En cualquier caso sabe que cuenta con mi profundo respeto y afecto, siempre. Un saludo.

Anónimo dijo...

Han pasado 36 años, más de los que yo tengo, desde que el pueblo español aprobara dotarse de una Constitución, la última de una excesivamente larga lista de Constituciones. 36 años no libres de polémica, pero pese a que yo no había nacido, quiero pensar que ese día fue increíblemente importante para las personas que sí lo hicieron. Fue un momento trascendente, porque en esta Constitución, como ya había pasado otras veces, se trataba de ver como algo importante para evitar los errores del pasado, que aún dolían pues las heridas estaban en ese momento completamente abiertas. Este país ha tenido la costumbre, en los dos últimos siglos, de pensar que una Constitución siempre es un buen bálsamo para construir una sociedad mejor. En esta, por fin, tuvieron razón, y la Historia reciente lo ha demostrado. No ha sido un camino sencillo, y la crisis ha puesto una barbaridad de obstáculos recientes en el camino, que parecen hacer tambalearse la actual Carta Magna. Los tiempos han cambiado, y soy partidario de su reforma, pero no de su cambio completo. La Constitución puede tener muchas faltas, pero su propósito, en mi opinión, fundamental, que es la de construir un marco estable y pacífico en el que poder plantear la vida política y social de este país, dicho objetivo se está cumpliendo a rajatabla. Se achacan muchos males a la Constitución, porque es más fácil pensar que la culpa es de la Constitución que mirarse al ombligo y ver la culpa y los errores en uno mismo. Y digo en uno mismo, porque el pueblo también es responsable. Porque ha ocurrido lo que ha ocurrido, y partidos salpicados de corrupción hasta en sus estatutos siguen teniendo un apoyo popular tremendo, por poner un ejemplo. Porque viene otros dándoselas de ser los "buenos" (en esto no hay buenos ni malos, solo intereses), y a las primeras de cambio ya salen historias, cuando menos, raras. ¿Y de quien es la culpa? Del otro, como siempre. La Constitución hay que cambiarla, sí, igual que las leyes hay que adaptarlas en muchas ocasiones, los engranajes de un país deben estar siempre ajustándose, pero no olvidemos nuestra historia. Cuando las cosas iban mal, los que no estaban en el poder han acudido siempre al cambio constitucional como la panacea que resolvería todos los problemas. Eso jamás ocurrió. Algunos estudiosos y profesores deberían repasar aquello que se estudia en primero de Derecho. Yo, pese a todo, doy gracias de vivir en un país en el que tiene una Constitución como la actual, que pese a todo, cumple sus funciones principales. Si no la tuviéramos, quizá yo no podría escribir esto.

Un saludo.

Ramón L. Risueño

Carlos Campos - HArendt dijo...

Muchas gracias, Ramón. Pienso como tú.
Un abrazo,

Mark de Zabaleta dijo...

Un magistral análisis que pone las cosas en su sitio...

Gracias