martes, 30 de diciembre de 2014

¡Bon voyage, 2014! Una reflexión sobre el año que se va.




Puesta de sol en Maspalomas (Gran Canaria, Islas Canarias, España)



Nada de un emocionado adiós: Adiós y gracias. Y buen viaje, 2014. No has sido un mal año en lo personal y en lo familiar, al menos para mí y los míos. Pero muchos de mis compatriotas españoles y europeos lo han pasado muy mal, lo están pasando mal ahora y van casi con toda seguridad a seguir pasándolo mal en este nuevo año que se nos echa encima. Vete en paz y pasa a la historia. Razones tienes para hacerlo.

El Centro de Información y Documentación Internacionales en Barcelona (CIDOB), un centro de investigación de la Universidad de Barcelona que tiene como objetivo ser un marco de referencia en el ámbito de los estudios internacionales y del desarrollo, generar ideas y llevar a cabo actividades que consoliden la conciencia de pertenencia a una comunidad global y fomentar un mejor entendimiento de las sociedades y entre las sociedades, acaba de publicar hoy, 30 de diciembre, su Informe de evaluación del año 2014

Si se animan a su lectura en el enlace anterior, y yo se lo recomiendo, podrán observar que no es un resumen periodístico más sino algo bastante más elaborado y exhaustivo, con numerosos enlaces internos que detallan pormenorizadamente lo que el informe solamente suscita o expone. Creo que les interesará.

No me gustan las despedidas. Ni las personales ni las de ningún otro tipo. Me cuesta mucho decirle adiós a las personas y las cosas, pero una vez que se van, tampoco soy de los que se entretiene excesivamente en la nostalgia de lo perdido. En lo sentimental, sí, porque soy de los que opinan que ni las personas ni las cosas mueren del todo si hay alguien que las recuerda. Y a mí me gustar recordar. Deformación académica como historiador, supongo... ¡Bon voyage, 2014! 

Mañana casi con toda seguridad este blog de ustedes llegará justamente a las 300.000 visitas desde mayo de 2010 en que comenzó a funcionar el contador de visitas del mismo. Es una cifra que me llena de satisfacción, que no de orgullo. A estas edades eso del orgullo pesa ya muy poco. 

Les invito a celebrarlo con el obsequio de un libro, de una obra de teatro escrita y representada por primera vez en Atenas el año 423 antes de Cristo. Hace 2437 años. Y que aun sigue encantando a quienes se acercan a ella por su gracejo, ironía (o mala leche, en lenguaje políticamente incorrecto) y su sátira sobre los que se pretenden sabios sin serlo. Es posible que hayan adivinado que se trata de "Las nubes", de Aristófanes. Pinchen en el enlace, desaten el lazo, y si quieren disfrutar de una parte del último día del año de una forma diferente, al menos durante unas horas, enfréntense a su lectura. No me lo agradezcan; solo disfrútenla.

Nos vemos al año próximo. Sean felices por favor, y ahora, como también decía Sócrates, "Ιωμεν": nos vamos. Tamaragua, amigos. HArendt




Solsticio de invierno en Stonehenge (Gran Bretaña)




Entrada núm. 2207
elblogdeharendt@gmail.com
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)

2 comentarios:

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Carlos: felicitarte por esas 300.000 visitas, que estoy segura se duplicarán en breve. Después agradecerte esa lectura "Las nubes" y desearte que el 2015 venga cargado de ilusiones cumplidas. Un beso

Carlos Campos - HArendt dijo...

Muchas gracias, querida Águeda. Feliz Año Nuevo también para ti. Un beso grande desde Canarias.