domingo, 22 de septiembre de 2013

Humo, máscaras, humor..., y salvamos el día






Máscara teatral griega



La primera vez que leí esa palabra: "prosopon" [πρόσωπον] fue cuando cursaba el bachillerato superior, a comienzos de los 60, en uno de aquellos libros que se utilizaban para impartir la asignatura de Formación del Espíritu Nacional. El espíritu nacional no se si lo formaban, tengo la impresión de que no, pero algunos eran bastante buenos, y este que cito lo era, en trasladar nociones básicas de sociología, economía y política sin excesivas dosis de adoctrinamiento.

"Prosopon" es palabra griega y con ella se designaba a la máscara que los actores usaban en el escenario para representar un personaje en las tragedias clásicas. De allí pasó al etrusco como "phersu", y de éste al latín, ya convertido en "persona". Es decir, que los antiguos ya tenían claro que ser "persona" lo que significa es representar un papel en la vida. Nada más, o nada menos..., según se mire. 

El número de mayo-junio de 2008 de "La Luna del Cuyás", la excelente revista bimensual del Teatro Cuyás de Las Palmas, traía la reseña de una de las obras programadas para los días finales de ese mes de mayo: "Humo", de Juan Carlos Rubio. No se quien la escribió pero me parece que merece la pena reproducir sus primeros párrafos porque se pueden aplicar al ámbito general de la vida y no sólo al del teatro. Dice así:

"El escenario es un ámbito mágico donde se descubren dimensiones escondidas de la existencia: sueños pesadillas, ilusiones, anhelos, recuerdos, deseos ocultos, esperanzas y temores... El enigma de la vida, que se escapa tantas veces a los argumentos de la razón, se muestra en el escenario con toda su grandeza. En ese gigantesco espejo tratamos de reconocernos y, al actuar, sentimos que existimos. Lo mismo hace cada ser desde que nace hasta que muere; repetir concienzudamente su papel durante toda su vida. Apariencia y simulacro, eso es "Humo". Si alguna vez llegamos a comunicarnos con los demás es sólo por azar. La máscara es la existencia posible. Sin ella los tigres del pasado que esconden nuestra conciencia nos comerían por dentro. Sólo si nos alejamos de nosotros mismos podemos ver, y burlarnos, como representamos ante el mundo nuestro absurdo y tonto papel. Algunos incidentes aparentemente triviales marcan nuestro destino, nos guste o no, y después dedicamos el resto de nuestra vida a defendernos como víctimas, haciendo el papel de culpables, ante el gran jurado del mundo. La única forma de sobrevivir sin caer en la locura es reirnos de nosotros mismo." 

O escribirlo, pienso yo..., aunque sólo lo leamos nosotros... Por eso, en momentos y días en que la imaginación no da más de sí, a pesar de todo nos imponemos la tarea de ir tiñendo de signos y letras la blanca pantalla del ordenador. Y es entonces cuando el recurso al humor puede salvarnos el día, aunque sea un humor ácido como el de las viñetas de Peridis, Romeu y Forges que pueden ver más adelante. A mi me lo han resuelto hoy, como hace cinco años, junto a la reseña del comienzo.

Sean felices, por favor. Y como decía Sócrates: "Ιωμεν", vámonos. Tamaragua, amigos. HArendt




No se puede mostrar la imagen “http://www.elpais.com/recorte/20080507elpepivin_3/XLCO/Ges/20080507elpepivin_3.jpg” porque contiene errores.
Peridis (El País, 07/05/08)



No se puede mostrar la imagen “http://www.elpais.com/recorte/20080507elpepivin_2/XLCO/Ges/20080507elpepivin_2.jpg” porque contiene errores.
Romeu (El País, 07/05/08)



No se puede mostrar la imagen “http://www.elpais.com/recorte/20080507elpepivin_1/XLCO/Ges/20080507elpepivin_1.jpg” porque contiene errores.
Forges (El País, 07/05/08)





Entrada núm. 1973
elblogdeharentd@gmail.com
http://harendt.blogspot.com
Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri)
Publicar un comentario