domingo, 27 de octubre de 2013

La decepción Obama


Las imágenes de aquel 4 de noviembre de 2008, va a hacer cinco años dentro de unos días, se me quedaron en la retina por mucho tiempo. Mis 67 años de vida me han hecho pasivo protagonista de algunos avatares históricos. El primero (los cito por estricto orden cronológico), al que no pude asistir ni puedo recordar, el de mi concepción, pues si la Madre Naturaleza es exacta en sus cálculos, lo fui el 8 de mayo de 1945, exactamente el día que terminaba la II Guerra Mundial en Europa. El segundo, la toma de posesión de John F. Kennedy como presidente de los Estados Unidos de América, el 20 de enero de 1961. El tercero, su asesinato en Dallas, va a hacer 50 años el mes que viene. El cuarto, la llegada del hombre a la Luna, el 20 de julio de 1969. El quinto, el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. El sexto, los atentados en Madrid del 11 de marzo de 2004. Y algunos más, evidentemente, que no cito aunque los recuerdo. Y hace cinco años la alegría desbordada de buena parte de la población del mundo por la victoria de Barack Obama en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de América de 2008.

Su discurso de aquella noche, el ya famoso "Sí, podemos", fue una magnífica pieza de oratoria política, dicho sin papeles, con serenidad contenida. A mi me recordó enormemente el de la toma de posesión de John F. Kennedy como presidente, que pueden comparar con el de Barack Obama, de cuarenta y ocho años después. 

Hoy, la "decepción Obama" es innegable. Que la causa de esa decepción sea imputable únicamente a él, ya es más discutible. Pero está ahí, como una realidad insoslayable: por ejemplo, el descubrimiento del espionaje masivo de sus agencias de información a gobiernos y países aliados europeos, entre ellos, España, pero también Alemania y Francia, con la complicidad y partipación todo hay que decirlo, de su aliado más fiel e incondicional, el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, al que todo lo que haga su "Gran Hermano" del oeste le parece muy bien. Pero va a ser que no; el gobierno de Obama debe dar explicaciones rápidas y creibles o muchas cosas importantes se pueden ir al garete. A mayor abundamiento, léase el artículo "Adictos a los datos" del profesor y especialista en relaciones internacionales José Ignacio Torreblanca.

En todo caso, yo solo quería agradecer a la diosa Fortuna que me diera la oportunidad de ver y disfrutar de aquel 4 de noviembre de 2008; lo demás es historia...

Sean felices, por favor. Y como decía Sócrates: "Ιωμεν", vámonos. Tamaragua, amigos. HArendt


Entrada núm. 1989
elblogdeharentd@gmail.com
http://harendt.blogspot.com
Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri)
Publicar un comentario