martes, 13 de octubre de 2009

"El Día", de Tenerife: Estulticia y bochorno

Sinceramente, si yo fuera trabajador o periodista de El Día, de Tenerife, supongo que haría lo mismo que ellos: callar y tragar con lo que me echaran, porque eso de comer todos los días es muy mal hábito... Pero no lo soy, tampoco soy tinerfeño, así que allá ellos con su problema, pero si lo fuera sentiría vergüenza ajena de que un anciano decrépito, ignorante y maleducado pretendiera hacerse con la bandera del tinerfeñismo; como canario, me produce bochorno que un paisano mio diga tal cantidad de sandeces aprovechándose de la propiedad, heredada de sus antepasados, de lo que fuera uno de los grandes órganos de prensa de Canarias. Por último, como grancanario, me traen al pairo las tonterías que dice sobre mi tierra, a la que enaltece cada vez que pretende denigrarla con sus insultos. Por ejemplo, los publicados en su editorial del pasado 9 de octubre. Sean felices, por favor. Tamaragua, amigos. (HArendt)





Portada de El Día del 9 de octubre





Editorial de EL DÍA, de Santa Cruz de Tenerife
9 de Octubre de 2009

EL VIERNES fue un día de canarionismo, de grandeza canariona y de desprecio a Tenerife y a las otras cinco islas que no son "grandes". Un desprecio mayúsculo cometido por el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero y sus ministros, todos casados entre sí con "El único varón sobre la tierra". Que no se nos tome por machistas, por favor, ya que tan sólo nos limitamos a citar el título de una película muy antigua; un film de hace casi setenta años, interpretada por el famoso actor, en su tiempo, Raoul Roulien. En cualquier caso, una película cómica como los consejos de ministros de Zapatero.

Antes de seguir adelante, y por si se nos va el santo al cielo, vamos a iniciar lo que sigue -no sabemos si lo acabaremos velozmente o con retardo- con la penúltima frase de nuestro texto del viernes en primera página, a propósito del Consejo de Ministros de Las Palmas. ¿Y de los derechos de Marruecos sobre el territorio y las aguas interiores de Canarias qué, señores ministros? Esperamos una respuesta políticamente certera, segura y veraz. Queremos decir una respuesta que no entrañe una mentira o un engaño más al pueblo canario. No nos vale una de las respuestas embusteras que ustedes suelen dar. POR SI AÚN está en las Islas algún miembro del Gobierno o de los altos cargos que han asistido a los ministros en la celebración de ese indebido Consejo, celebrado, además, en una isla inadecuada, o por si han dejado aquí a alguien encargado de que les envíe los recortes de prensa que les afecten, vamos a hacerles un repaso de lo que hemos estado diciendo desde hace "unos pocos años" hasta hoy sobre el derecho de Canarias a ser una nación independiente.

Para empezar, estas Islas eran llamadas Afortunadas en la antigüedad. Afortunadas porque eran idílicas debido a su naturaleza y la bondad de sus habitantes guanches, benahoritas, canarios, majos, bimbaches y, en general los pobladores de las restantes islas. Todos ellos vivían en armonía, con sus estructuras familiar y social, hasta que un día aparecieron en los mares -no en los mares de Colón, que iba camino de descubrir las Indias Occidentales y de evangelizarlas matando con la cruz al frente, sino en nuestros mares- tropas regulares y mercenarias, asesinas todas ellas, provistas de importantes medios militares para la época; es decir, soldados a pie o a caballo armados con corazas, bombardas, picas, espadas, escudos y, sobre todo, mucho ánimo sanguinario. Esos desalmados llegados de un país lejano, situado en otro continente, casi acabaron con esos aborígenes que vivían rodeados de sus seres queridos. Personas que estaban en armonía con su tierra y se alimentaban de lo que les proporcionaba la caza, la agricultura y la pesca de mucha bajura. Un pueblo con sus creencias y sus ritos, con sus tagorores, sus gánigos, palos para salvar alturas y distancias, y sanseacabó.

Los invasores masacraron a nuestros abuelos, se apoderaron de su territorio, de sus viviendas y de sus útiles. Despreciaron su forma de vida para imponerles su cultura, que no era otra que el culto a la barbarie. Los bautizaron a la fuerza -por la fuerza de las Fuerzas- con nombres que les eran ajenos, haciendo desaparecer los nombres sonoros que poseían. Violaron a nuestras niñas y mujeres. Esclavizaron a nuestros hombres; aciaga suerte que también corrieron las mujeres y las niñas, asimismo vendidas como esclavas. A todos los humillaron, los ultrajaron y los ofendieron. Concluida su "hazaña", aquí se quedaron los desalmados conquistadores hasta hoy. Han transcurrido seis siglos desde que se cometió ese vil genocidio. Una situación a la que deseamos ponerle fin cuanto antes. Por eso le pedimos ayuda vehemente a la ONU y a los pueblos civilizados de Europa y del mundo. España está demostrando que no es uno de esos países civilizados.

VAMOS A DARLES más argumentos para nuestra independencia. Estamos seguros que los desconocen porque desconfiamos de la cultura política de los miembros del Consejo de Ministros. Como enseñar al que no sabe es una obra de misericordia, les diremos que la Resolución 1.514 del Comité de Descolonización de los Pueblos de la ONU señaló, hace unos diez años, una fecha para liberar a todos los territorios del planeta que todavía siguen uncidos al yugo de alguna metrópoli. Ese, también por si no lo saben, es el caso de Canarias. Posteriormente, la fecha fue ampliada hasta el año 2010. No hace falta decirles porque eso sí que lo saben los ministros de Zapatero con toda seguridad, que a España, después de Colón y de los sanguinarios conquistadores que lo siguieron, la echaron a patadas de los países que sojuzgó en América del Norte, Central y del Sur, así como de Filipinas y otras colonias que tenía en el mundo. Sólo le queda Canarias. La última treta de los españoles para no perder la teta canaria -una teta que proporciona "leche maternizada" a la Hacienda peninsular- es disfrazar a este Archipiélago de comunidad autónoma. ¡Vaya por Dios! Pese a estar a 1.500 kilómetros de Cádiz, a 2.000 de la capital y en otro continente, los godos y peninsulares pretenden hacernos creer y hacerle creer al mundo que somos españoles. A ver cómo se digiere esta química inorgánica de piedra. Lo peor de todo es que estos esquemas torticeros nos mantienen sometidos a los políticos peninsulares y a los godos que residen en España.

También deberían tomar nota los señores ministros -o los correveidiles, tiralevitas y pelotas que han dejado por aquí- de la amenaza que supone para Canarias las ansias expansionistas de Marruecos. Las aguas que rodean al Archipiélago son marroquíes. Nuestros pesqueros no pueden faenar en ellas, pues apenas cruzan los límites impuestos por Rabat son capturados, llevados a puerto y multados. Esto lo saben perfectamente los canarios y canarias al servicio del PP y del PSOE que defienden la españolidad de Canarias. A ver cómo se mastica esto.

El caso es, señores del Consejo, que cuando Marruecos quiera -y de momento no quiere por intereses políticos y diplomáticos- Canarias pasará a ser una provincia marroquí. Será posesión de la monarquía alauita de la misma manera que en su momento Marruecos fue posesión española en forma de protectorado. Les decimos esto para que lo tengan en cuenta: mientras seamos el Archipiélago de una nación, y no un Archipiélago nación, estamos a merced de lo que decida Mohamed VI. Lo repetimos: a menos de cien kilómetros de Marruecos y frente a las costas de ese país y del Sáhara, somos como mínimo una provincia de Rabat. Por otra parte, queremos ver cómo defienden ustedes a Canarias frente a las apetencias de los magrebíes, considerando que nuestros vecinos cuentan con la amistad de aliados poderosos como Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña entre otros, así como la simpatía del mundo por la buena labor de sus inteligentes servicios diplomáticos.

Y UNA APOSTILLA antes de concluir: los canariones, a pesar de Zapatero, el Partido Socialista y el Partido Popular, ya le están viendo los cuernos al diablo. Ya están viendo que la mayor de las islas, la más poblada, la más importante, la de mayor peso específico, la de mayores y mejores recursos naturales, frondosa, boscosa, bella e inigualable dentro del Archipiélago, albergará la capital lógica de la nación canaria cuando obtengamos la inevitable independencia. Por otra parte, que no nos vengan con el cuento de que en Las Palmas está la capital económica y aquí la política. Listos que son los muchachos. Como si ignorásemos que donde está el poder económico también lo está el político.

En definitiva, volvemos a una frase cierta e irrefutable: a los canariones, ni agua; con los canariones, ni a misa. Sí a la unión de las Islas, pero con capital en la mejor dotada por la naturaleza y de muy nobles habitantes: Tenerife.





Don José Rodríguez, dueño y editor de El Día




--
Entrada núm. 1235
"Pues, tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)

2 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Querido amigo: me parece imposible que textos así se publiquen actualmente.
Da vergüenza ajena.
Abrazos,

Diego

Carlos dijo...

Querido Diego: Con sinceridad, me molesta y me ofende mucho más la forma en que lo dice, tan estúpida, insultona, y falta de clase, que las ideas que defiende, porque la realidad es que no hay "idea alguna" detrás. Sólo megalomanía, complejo de inferioridad (que supongo él entiende como de superioridad), y una increible falta de vergüenza.
Un abrazo grande.