viernes, 28 de marzo de 2014

Memoria para el olvido: Del blog Pensando en la estación







Cuando era pequeño su diversión era aprender las paradas de metro de Madrid, cada vez que iba a visistar a sus abuelos. Empezó con la línea 9 que iba de Pavones a Herrera Oria, luego el tramo de la línea 2 que comprendía entre Príncipe de Vergara hasta Sol y al final la línea 5 que era la que llevaba hasta el Zoológico. Todas las navidades cuando llegaba a la ciudad las recitaba de una en una siguiendo su orden exacto, era un juego fantástico que no admitía error. Luego llegaron los números de teléfono de toda la familia, incluidos los prefijos de las distintas provincias, y así siguieron las fechas de cumpleaños y hasta los aniversarios de boda. Estaba orgulloso de su memoria y le encantaba tenerla... (sigue aquí).




Entrada núm. 2049
elblogdeharendt@gmail.com
http://harendt.blogspot.com
Pues tanto como saber me agrada dudar (Dante Alighieri
Publicar un comentario