lunes, 17 de octubre de 2011

El 15-O: Una parábola sobre el activismo






El filósofo Zygmunt Bauman




Definiciones: 1. Parábola: Narración de un suceso fingido, del que se deduce, por comparación o semejanza, una verdad importante o una enseñanza moral (DRAE). 2. Escéptico: Que no cree o afecta no creer (DRAE). 3. Definición de escéptico del autor del blog: Un optimista chamuscado por la realidad (HArendt).

Cuando estoy muy cabreado, y en estos momentos lo estoy como buena parte de los ciudadanos de eso que hemos quedado en llamar el Occidente capitalista, me pienso dos y hasta tres veces lo que voy a poner en el blog. No porque tenga la sensación de que voy a ofender a alguien con lo que digo y acabar en los tribunales, sino por el simple hecho de que intento que lo que escribo sea producto de una reflexión, aunque personal, medianamente elaborada, y no de un exabrupto más emocional que racional. Y por supuesto, no estoy infravalorando lo emocional sobre lo racional, sino colocando  cada cosa en su sitio. En todo caso en las "redes sociales" como Facebook, Twitter o Eskup, en las que participo, reconozco que escribo más a bote pronto y con más emoción que racionalidad. 

Esa es la razón de que no haya escrito nada al respecto, hasta ahora, sobre la entrada que mi querida amiga y excelente periodista, Rosa María Artal, puso en su blog El Periscopio el pasado 9 de octubre, titulada "Democracia oficial vs Democracia real". Lamento no compartir su entusiasmo sobre el futuro del Movimiento 15-M, ahora reconvertido en 15-O. Y nada me complacería más que equivocarme, pero me da la impresión de que no, que no voy a equivocarme, y que ese movimiento de protesta se va diluir como azucarillo en agua en cuanto la crisis financiera global comience a encauzarse, cosa que, supongo, deseamos todos, o que el Movimiento del 15-O no alcance sus objetivos prioritarios, cosa que, supongo, lamentaremos todos también, aunque de momento los desconocemos.  

No soy el único que lo piensa. El filósofo y sociólogo polaco Zygmunt Bauman, Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010, famoso por su concepto de la modernidad líquida, entrevistado por el escritor y periodista Vicente Verdú en Madrid el mismo 15 de octubre, parece que lo tiene bastante claro: “El 15-M es emocional, le falta pensamiento”. dice, y advierte del peligro de que la indignación termine evaporándose, aunque a continuación manifieste que el efecto que cabe esperar de este movimiento es “allanar el terreno para la construcción, más tarde, de otra clase de organización”, pero ni un paso más. "La emoción es apta para destruir, pero resulta especialmente inepta para construir nada", dice más adelante. "El movimiento no aceptaría un líder. Su potencia es su horizontalidad", le responde a Verdú. Dice bastantes más cosas, claro está. Les recomiendo la lectura íntegra de la entrevista; seguro que la disfrutan.

La cuestión a dilucidar es si al final seremos capaces de llegar a un acuerdo sobre la necesaria reformulación de los canales de participación ciudadana en democracia.   Democracia participativa, sí; suplantación de la democracia representativa, no. Participación de la ciudadanía, sí; control ciudadano y exigencia de responsabilidad a los representantes políticos, también. Democracia directa contra democracia representativa, no.

Hace unas semanas leía en "Lecturas de teoría política positiva": Josep M. Colomer (Instituto de Estudios Fiscales, Madrid, 1991) un artículo del politólogo norteamericano, Thomas C. Schelling, titulado "Termostatos, cacharros y otras familias de modelos". Hay un fragmento del mismo, que puede servir muy bien como parábola sobre la participación o el activismo, y que aun referido a lo que en la jerga universitaria de Harvard se denomina teoría del "Seminario agonizante", puede servir muy bien de pauta o modelo para cualquier otro grupo participativo o activista, ya sea académico, social o universitario. Dice así:

"Un acontecimiento frecuente entre los profesores de Harvard es el "seminario agonizante". Alguien organiza un grupo de veinticinco personas ilusionadas en reunirse regularmente con un objeto de interés común. Se fija la reunión a una hora en que los interesados calculan que estarán libres. La primera reunión tiene una buena asistencia, tres cuartas partes o más, con una minoría a la que surge algún problema. A la tercera o cuarta reunión la asistencia no es superior a la mitad y muy pronto solo asiste un puñado. Más tarde o más temprano, la empresa fracasa, por consenso entre los pocos asistentes a una reunión o porque los organizadores desisten y dejan de convocar. Entonces los miembros originarios lamentan que no haya funcionado. Cada uno siente que los demás considerarán que no valía la pena. Se extrae la conclusión de que de hecho no había un auténtico interés. Pero a menudo parece que sí había interés. La iniciativa no da resultado a pesar del interés. Casi todos, al ser preguntados, alegan que habrían continuado asistiendo regularmente si un número suficiente de otras personas se hubieran ocupado de asistir con regularidad como para que mereciera la pena. (...) En nuestro seminario agonizante puede ocurrir que sea cual sea el número de asistentes, haya dos o tres que lo encuentran insuficiente; cuando desertan, otros dos o tres lo encuentran insuficiente y cuando desertan otros dos o tres igual. El número de asistentes que, si hubieran sido atraídos mediante persuasión o coerción, habría hecho viable el grupo puede ser grande o pequeño; el hecho de que deje de funcionar no nos dice si estuvo muy cerca o muy lejos de conseguirlo." A buen entendedor...

El vídeo que acompaña la entrada está tomado el pasado sábado, 15 de octubre, en la Puerta del Sol de Madrid.

Sean felices, por favor. Tamaragua, amigos. HArendt







La escritora Rosa María Artal




-- 
Entrada núm. 1411 -
http://harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son ella páginas en blanco" (Hegel)

15-O: Puerta del Sol (Madrid)

viernes, 7 de octubre de 2011

En defensa de lo público: Emilio Lledó





Emilio Lledó






La filosofía no suscita excesivo interés en la sociedad española. El pensar por el pensar, sin finalidad económica o de prestigio inmediatos, no vende. Expulsada en la práctica del currículo de los estudios de secundaria y del bachillerato, no atrae como disciplina académica sino a unas docenas de estudiantes "rara avis", o que la escogen como una asignatura "maría" que no les va a exigir excesivo esfuerzo. Y fuera de esos ámbitos, el vacío más absoluto. Lamentable, pero cierto. Así nos va...

El escritor y cineasta David Trueba aludía a ello, a esa absoluta falta de interés social por dicha materia en el diario El País del pasado miércoles, en un artículo titulado, precisa y escuetamente, así; "Filosofía". Situación esta que nos convierte, a su juicio, en una excepción dentro del mundo civilizado. Trueba se refiere en concreto al tratamiento de la Filosofía en el medio televisivo, con programas que divulguen su contenido bien temáticamente o mediante el concurso de entrevistas a lo más destacado de nuestros pensadores. La filosofía, que nos acompaña desde siglos, -dice-, debería dar una pista a la televisión sobre lo que es permanente, pero ella se pliega sumisa a lo provisional.

Y sin embargo, los filósofos, han sido generalmente, y casi siempre, gente comprometida con su tiempo y con sus contemporáneos. La nómina es impresionante, desde Sócrates y Platón, hasta Savater. No suelen caer en la tentación de la política como actividad pública,  quizá curados en salud por la experiencia de Platón, que acabó vendido como esclavo por meterse en ella, pero sí que denuncian con convicción los males de su tiempo. Por ceñirnos a España, lo hicieron en tiempos recientes Ortega, D'Ors, Zubiri, Marías, Aranguren...

Emilio Lledó es hoy, con toda seguridad, a sus 84 años, el más importante e influyente de los filósofos españoles vivos. Y es el único de los filósofos citados anteriormente que he conocido y tratado en persona, como alumno suyo que fui, durante su etapa de profesor en la UNED entre 1978 y 1987. Él me abrió las puertas al conocimiento de Platón, Aristóteles y San Agustín durante un Seminario que impartió en el Centro Asociado de la UNED en Las Palmas a mediados de los años 80.  No puedo saber la impresión que ese Seminario causó entre mis otros compañeros, pero para mí, y lo he comentado en alguna otra ocasión en el blog, supuso un punto de inflexión en la forma de acercarme a la Historia de la Filosofía y al pensamiento filosófico en general, algo que no domino pero me cautiva, y que lo convirtió en la experiencia más gratificante de mi vida como universitario, una relación con la universidad que se ha prolongado, con altibajos, desde 1964 hasta 2006. 

No ha sido el profesor Lledó, contrariamente a los citados anteriormente, un filósofo dado a las declaraciones o manifestaciones de carácter político, y mucho menos, partidistas, aunque siempre ha hecho gala de un talante claramente democrático y de carácter progresista, si es que este término aun designa algo reconocible en el panorama político español. 

Muy harto tiene que estar de la situación de torpeza, inoperancia y desvergüenza de nuestra clase política cuando a unas semanas del inicio de una campaña electoral como la que se avecina y adivina, a cara de perro, y en la que parece que todo va a valer con tal de destruir al adversario, se lanza a la palestra de la opinión públicada con un artículo (El País, 4.10.2011), que titula, nada menos: "¿Quién privatiza a los políticos?", en busca, dice, de las razones de la degeneración intelectual de parte de la clase política, y para descubrir las razones ocultas de ese "tsunami" privatizador que asola la  democracia española. 

La defensa de lo público hace vivir la democracia, dice, Y añade poco más adelante: el verdadero sustento de la sociedad, de la vida colectiva tan importante como la vida de la naturaleza, es la educación, la cultura, la ética. Ellas son las verdaderas generadoras de riqueza ideal, moral y material.

Parece que la raíz de todas esas razones ocultas privatizadoras, sigue diciendo, con independencia de determinadas claves genéticas, brota también de la educación, de los ideales que, al abrirnos al mundo del saber y la cultura, hayan acertado a enseñarnos aquellos en cuyas manos está alumbrar la inteligencia y la sensibilidad. Las opiniones que se clavan en las neuronas y que determinan la forma de actuar sobre las palabras y sobre aquello a que esas palabras nos empujan, proviene de esos reflejos condicionados que, desde la infancia, han aprisionado nuestra manera de ver e interpretar el mundo.

Podemos intuir, concluye, que la degeneración intelectual de buena parte de la clase política, y de los llamados emprendedores -los que, por ejemplo, emprendieron la destrucción de nuestras costas-, procede de esos conglomerados ideológicos en los que se mezclan, con la indecencia, alguno de los males a que se ha aludido. ¿Quién privatiza a los políticos? ¿Quién nos devolverá, en el futuro, la vida pública, los bienes públicos, que nos están robando? Eso me pregunto yo también, mi admirado y querido profesor Lledó.. 

Como anexo a la entrada he incorporado el vídeo que recoge la entrevista que en mayo del pasado año el periodista David Cantero realizó al profesor Lledó para la 2 de TVE. De nuevo el editor del vídeo ha equivocado la fecha situándola en el mes de julio de ese mismo año. No tiene mayor importancia el dato pero lo aclaro por si acaso.

Espero que tanto mi entrada como el artículo del profesor Lledó y el vídeo les resulten interesantes. Sean felices, por favor. Tamaragua, amigos. HArendt 





Viñeta de Forges




-- 
Entrada núm. 1410 -
http://harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son ella páginas en blanco" (Hegel)

Entrevista a Emilio Lledó (1/5)

Entrevista a Emilio Lledó (2/5)

Entrevista a Emilio Lledó (3/5)

Entrevista a Emilio Lledó (4/5)

Entrevista a Emilio Lledó (5/5)

sábado, 1 de octubre de 2011

1.º de Oct. de 1936: Una efeméride desapercibida






Franco y los generales rebeldes (Octubre, 1936)







¿Los historiadores, notarios del pasado? Seguro que hay definiciones mucho más exactas, pero no mucho más bellas que la citada. Es del filósofo y pensador español Ortega y Gasset (1883-1955) y puede encontrarse en la Introducción que escribiera para la primera edición en español de las "Lecciones sobre la filosofía de la Historia Universal", de G.W.F. Hegel (1870-1831), publicada en 1928 en la "Revista de Occidente". Por cierto, que me parece uno de los más bellos libros que yo he leído, y he leído algunos, sobre el sentido de la Historia.

Será deformación profesional, pero como historiador no puedo evitar pensar en lo que la fecha del día -de cada día- significó en el pasado. Quizá por eso me llama tanto la atención que efeméride como la de hoy de hace 75 años, pase desapercibida. Y es que en esta fecha, justamente de hace 75 años, se iniciaba la dictadura personal de Francisco Franco, la más sangrienta y duradera de la Historia de España, al asumir solemnemente el cargo de Jefe del Gobierno del Estado Español que la Junta de Defensa Nacional, al frente de los generales sublevados contra el Gobierno de la República, le había otorgado por Decreto (1) dos días antes. En él se le entregaban "todos los poderes del nuevo Estado", poderes que él supo manejar con astucia para establecer un régimen absolutamente personal. 


Una fecha para el recuerdo, sin duda, aunque sea un recuerdo ingrato, que no creo sea merecedora de olvido.

El vídeo que acompaña la entrada es muy interesante. Relata los hechos que condujeron a la entrega del poder por parte de los generales sublevados a Franco. El editor del mismo ha equivocado la fecha en que ocurrieron estos, el 1 de octubre de 1936, y los sitúa en esa misma fecha de 1938. Ignoro la razón..

Sean felices, por favor. Tamaragua, amigos, HArendt






Franco, muerto (Noviembre, 1975)





--
Entrada núm. 1409 -
http://harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son ella páginas en blanco" (Hegel)

Franco, Jefe del Gobierno del Estado (1/10/1936)

Este vídeo complementa la entrada de este mismo día titulada "1 de Octubre de 1936: Una efémeride desapercibida". Tamaragua, amigos. HArendt