jueves, 6 de diciembre de 2012

El matrimonio homosexual, declarado constitucional



Viñeta de Peridis en El País


Todos los años por estas fechas suelo escribir una entrada en el blog conmemorando el aniversario del referéndum que aprobó la Constitución de 1978, del que hoy se cumplen treinta y cuatro años.

Una de las que más éxito ha tenido entre los lectores del blog, si el éxito se mide por el número de personas que la han leído, es la del pasado 2011 publicada con el anodino título de "La Constitución cumple 33 años",  a cuya lectura les remito, y en la cual encontrarán un buen número de enlaces a los documentos más relevantes sobre su proceso de elaboración y tramitación parlamentaria.

Como ya he dejado en innumerables ocasiones mi opinión sobre la más que necesaria puesta al día de la Constitución, no voy a insistir en ello y sí aprovechar la efeméride para traer hasta ustedes la reciente sentencia del Tribunal Constitucional, por ocho votos contra tres, de declarar conforme a la Constitución la ley que aprobaba el matrimonio homosexual. Ha tardado cinco años en pronunciarse, pero bien está lo que bien acaba. Les invito a leerla con atención, porque los argumentos jurídicos que expone el Tribunal demuestran que el máximo órgano de interpretación de la Constitución ha realizado una auténtica puesta al día sobre la sensibilización social y política del país al respecto. A pesar del lamento de los obispos y de los sectores más reaccionarios de la ya de por sí reaccionaria dirección del partido gobernante.

Y eso ocurre cuando hasta la mismísima Real Academia Española -tan conservadora ella en otros aspectos- ya recoge en su Diccionario la nueva dimensión social y jurídica del matrimonio homosexual: "En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses". Sorprende, por tanto, por su envergadura, la airada respuesta del ministro del Interior, Fernández Díaz, a la sentencia, algo que el resto de sus compañeros de gabinete no ha hecho, supongo que por prudencia, tacto u oportunismo. 


Sobre la sentencia del Tribunal Constitucional, el veterano periodista Bonifacio de la Cuadra escribió a principios de este mes un interesante artículo en El País, en el que se hacía eco favorable de los argumentos que había hecho suyos el Tribunal Constitucional para declarar conforme a la Constitución la modificación del Código Civil que sancionaba el matrimonio homosexual. Se lo recomiendo.


En realidad, resolver un recurso de inconstitucionalidad debería ser asunto relativamente sencillo, que no fácil; en feliz frase de un magistrado del Supremo estadounidense a finales del siglo XIX, cuyo nombre no recuerdo, y que cito de memoria, "basta comparar el artículo de la Constitución que se invoca con la norma que se impugna y decidir si ésta cuadra con aquél".


Porque al final, "la Constitución dice lo que el Tribunal Constitucional dice en cada momento que dice" Y no hay más. Esa es la regla de la democracia. Y si al pueblo soberano no le gusta lo que el Tribunal Constitucional dice de la Constitución, lo que hay que cambiar es la Constitución, no el Tribunal.

El vídeo que acompaña la entrada es un reportaje en tono humorístico, elaborado por la cadena de televisión "La Sexta", en su programa "El Intermedio",  sobre la legalización del matrimonio homosexual por parte del Tribunal Constitucional español. Espero que les resulte interesante.

Y sean felices, por favor, a pesar del gobierno que padecemos. Tamaragua, amigos. HArendt









Entrada núm. 1764
http:/harendt.blogspot.com
"Tanto como saber, me agrada dudar" (Dante)
"La verdad es una fruta que conviene cogerse muy madura" (Voltaire)
"La historia del mundo no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco" (Hegel)
Publicar un comentario en la entrada